Qué haríais si una buen amigo, os dijese? Vamos ésta noche al Parque Güell? Pero, no a plena luz del día cuando miles de turistas deambulan ensimismados ante la obra de Antoni Gaudí, si no cuando el sol ya ha caído y sólo la luz de unas pocas farolas iluminan algunos rincones del bello parque. Muchos diríais que es una locura, y en parte no os quito razón, ya que conlleva ciertos riesgos.
Pero por lo general, los inquietos de espíritu necesitamos salir a buscar, pero no por el morbo y la adrenalina que se puede sentir en lugares alejados y solitarios durante la noche, me refiero a la búsqueda de algo más profundo, y estos lugares hacen resurgir cosas de nuestro interior. Sólo es cuestión de probar.

Una vez en su interior y junto a la arqueóloga e historiadora Alex Guerra, erudita de la historia de Antoni Gaudí, y a punto de que salga su nueva novela La Sombra de Gaudí, nos enfilamos hasta el “Turó de les tres creus”, desde allí, una vista panorámica increíble de la ciudad de Barcelona. Y es entonces cuando sientes la paz del lugar. Te das cuenta que eres ese grano de arena en un inmenso desierto, pero a la vez privilegiado por poder experimentar ese momento de soledad, paz y quietud. Justo donde Gaudí eligió poner las tres cruces, justo debajo de nuestros pies, encontraron restos prehistóricos, existen unas minas, las cuales hoy permanecen cerradas por seguridad, otros dicen que debido a que Gaudí pudiera tener relación con la masonería y en éstas se realizaban algún tipo de ritual masónico. Opiniones con enigmas para todos los gustos, detrás de este genio de la arquitectura.

Luego nos dirigimos al viaducto con sus columnas torcidas, donde la oscuridad se hace más patente, ya no hay luces que nos guíen, atrás quedan aquellas de la ciudad, de mil colores, y los farolillos anaranjados del monte, ya solo la profundidad de la obra de Gaudí. Nos sentamos apoyando nuestra espalda en la rocosa construcción, y escuchamos a los búhos que seguro nos vigilan de cerca, aunque nosotras no los veamos.
Reanudando la marcha, llegamos hasta la más famosa columna, a aquella portadora de las ofrendas, como en el antiguo Egipto, aunque otros dicen que es una lavandera.. aaayyy!! Cuantos secretos!, seguimos caminando y entonces la gran plaza hace aparición majestuosa! que extraña se ve vacía, en tan solo unas horas la muchedumbre volverá a hacer presencia llenándola boquiabiertos ante tanta belleza.

Pero el momento cumbre sin duda, es cuando bajando las escaleras nos adentramos en la sala hipóstila, allí se escucha el sonido del agua, gotas cayendo sin cesar como música natural y las llamadas 100 columnas imponentes me hacen mirar hacia arriba admirando los bellos rosetones. Tengo que decir, que la grabadora siempre va conmigo, y aunque no fuese una investigación en toda regla… si no una visita nocturna, no faltó oportunidad para ponerla en marcha. Quién sabe? en algunos momentos de la noche sentíamos que alguien nos acompañaba, pero allí era más intensa, e incrementaba por segundos, pasamos varios minutos grabadora en mano.. los resultados de las grabaciones?….. lo dejaremos para otro momento.

TAMBIÉN PUEDES LEER  Blog: Anomalía ocurrida en el último programa del año.

Asomamos al balcón y ante nuestros ojos el horno de Atanor, símbolo alquímico por excelencia, algunos también creen que Antoni Gaudí tuvo mucho que ver con la alquimia, pero no hay pruebas concluyentes de que esto sea cierto.

La luz que reina en el ambiente con el cielo encapotado y los farolillos de luz naranja tornan el ambiente de la escalinata, misterioso y mágico a la vez, aunque todo el entorno lo es. No pensábamos abandonar el parque en esos momentos, pero explicaré el motivo de nuestra salida precipitada, encontrándonos ya fotografiando el horno de Atanor, antes mencionado, vimos pasar a la persona encargada de cerrar el parque, como norma general cierran sus puertas a las 23 horas, pero eran casi la una de la madrugada y todos los accesos permanecían abiertos, así que nos descubrió cerca del acceso principal, por qué? ¿ si ya debería estar cerrado hace mucho tiempo?, Llevábamos cerca de dos horas en el parque, sin ver un alma, y justo en ese preciso momento… nos dijo que cerraba, que nos apresuráramos!. Así que nos faltó llegar hasta la casa de Gaudí, donde dicen el halo que la envuelve se palpa en el ambiente, pues aparte de dejar su obra e imprenta, vivió en ella durante 25 años de su vida, antes de trasladarse a la sagrada familia su mayor obra, hasta el día de su trágica muerte. ¿Casualidad?, para mí no existen, siempre todo pasa por un por qué, y por un motivo, así que seguro que la visita nocturna debía llegar a su fin… por ahora.

Está claro que no solamente la obra del Parc Güell, si no todas sus genialidades están llenas de hermetismo, pero cabe destacar que Antoni Gaudí era una persona, sana, naturalista y muy religiosa, y todo eso quiso reflejar en ellas, y que a modo de regalo nos dejó, a pesar de la última etapa de su vida, apartado absolutamente de todo, y de todos, pero como siempre digo …. los grandes genios son así .
Y para finalizar, gracias a Alex Guerra, por la noche de ayer y tus conocimientos, es fácil aprender a tu lado.
Y por otro lado….descanse usted en paz Señor Gaudí.

Imágenes cedidas por Alex Guerra Terra, aquí podéis encontrar más información:

https://alexguerraterra.blogspot.com.es/

Escrito por:
Marta Embid
embidmarta@gmail.com
Compartir

Pablo López es Graphic Design & Social Media y WordPress Senior en ClickOnline360 . Técnico en transporte sanitario, Máster en marketing digital y estudiante de egiptología ha realizado trabajos para los escritores y editoriales más importantes del país. Director, presentador, editor de sonido y diseñador web es el creador e impulsor del programa.

1 Comentario

  1. Hola mi caso es diferente.. Siempre se rumoreaba que en el parque se hacía brujería,pues era siempre sobre la media noche . Mi amigo y yo decidimos una noche de sábado ir ya que somos vecinos y lo teníamos cerca, por supuesto y habíamos explorado la zona donde se hacía y era de camino a las tres cruces subiendo por la parte central del parque pero por la montaña .. Ya sabíamos dónde nos dirigíamos y nadie en el parque , justo ya estábamos llegando al sitio muy temerosos y con cierto miedo nervioso e incertidumbre y efectivamente se oía una especie de murmuren de lejos parecido a las abuelas rezando el rosario. En esto k ya nos acercábamos mucho más despacio y en esto que de repente se apreció una figura oscura como con capucha pero solo de medio cuerpo haci arriba fuminadose las extremidades inferiores.. Apareció desde un árbol se me pudo en frente y se desplazó del árbol a unos arbustos k estaban a dos metros lateralmente y desapareció!! Note como me hizo entender no pases!! Pero claro yo lo vi.. Y mi amigo? Y le pregunté y ya los dos clavados lo has visto?? Me dijo si !! Y ya fue salir corriendo para abajo y irme del parque .. Tratando de entender k había pasado y intentar de asumir cosas reales surrealistas .. Esto tal vez no es una cosa para explicar porque te pueden tomar por loco pero yo y mi amigo lo tenemos muy claro .. Fuimos priviliejados. Eso sí la figura era siniestra oscura .. Que sería un espíritu??? Nos dijo sin hablar no paséis !! Apareció de la nada y desapareció !! A un metro mío desapareció!! Fuum !! Aki mi experiencia en el Parc Guell de Barcelona

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí