SJP

 

Historia de San Juan de la Peña

INTRODUCCIÓN

El monasterio de San Juan de la Peña,  situado en Aragón , provincia de Huesca a escasos 20 kilómetros de Jaca, En plena sierra protegida  de San Juan de la Peña y monte Oroel, en la cara norte, mirando hacia el pirineo. Se trata de un enclave que ya de por su sola belleza se merece una vista a lo largo de nuestras vidas. Sus bosques de Robles, Hayas y  Abetos , es el perfecto lugar para que una ingente cantidad de fauna como  quebrantahuesos, jabalíes , corzos o tejones campen a sus anchas por el lugar. Su mirador llamado el del pirineo, hace justicia a su nombre , reglando al visitante unas imágenes para el recuerdo.

Pero este lugar , es mucho más , pues es la cuna del reino de Aragón , un lugar clave para el devenir de la historia .No en vano , en su Panteón Real fueron enterrados un buen número de reyes de Aragón.

Los mitos , milagros e Historia se entremezclan en este lugar, supuestos milagros como el cuerpo incorrupto de un ermitaño , leyendas como la del Santo Grial , que según veremos pudo pasar más de dos siglos custodiado bajo la Gran Peña  dónde se haya el monasterio viejo, una maravilla del románico que tuve que ser abandonado Como consecuencia del terrible incendio del año 1675, tomándose  la decisión de construir un nuevo monasterio. Su emplazamiento se eligió en un lugar próximo, el conocido como Llano de San Indalecio.
10288243_10203927880022566_1726993149_o
LOS INICIOS MITICOS DE SAN JUAN DE LA PEÑA
Todo comenzó con el ermitaño y beato Juan de Atarés de finales del siglo VII según cuenta la leyenda, nació en Zaragoza, más tarde renunció a su fortuna y se instaló en una cueva del monte Pano, cerca de Jaca , donde puso una cruz de madera ante la que rezaba. Según cuenta la tradición, un día se le apareció el diablo, el cual le ofreció grandes riquezas y un palacio si entraba a su servicio. Juan rezó y el diablo desapareció, justo en su lugar apareció un ángel que le aconsejó que se trasladara al monte Oroel  donde levantó un altar en honor a  San Juan Bautista.

Según cuenta también la tradición, un siglo después un joven noble de nombre Voto (en algunas versiones, Oto), vino de caza por estos parajes cuando avistó un ciervo. El cazador corrió tras la presa, pero ésta era huidiza y al llegar al monte Pano, se despeñó por el precipicio encomendándose a San Juan Bautista. Milagrosamente su caballo se posó en tierra suavemente. Sano y salvo en el fondo del barranco, vio una pequeña cueva en la que descubrió una ermita dedicada a San Juan Bautista y, en el interior, halló el cadáver incorrupto  de un ermitaño llamado: Juan de Atarés junto a una inscripción: “Yo, Juan, fundador de esta iglesia y el primero que la habitó, por amor de Dios despreciando la vida humana, como pude, construí esta iglesia y la dediqué a San Juan Bautista; en la cual he vivido largo tiempo como ermitaño, y ahora, muerto, descanso en el Señor. Amén.”

Impresionado por el descubrimiento, fue a Zaragoza, vendió todos sus bienes y junto a su hermano Félix se retiró a la cueva, e iniciaron una vida eremítica.

También encontramos una leyenda que cuenta con la participación de  Voto y  Félix : El origen legendario del Reino de Aragón también encuentra en el monasterio de San Juan de la Peña su propia historia, cuando reunidos los guerreros cristianos junto a Voto y Félix deciden por aclamación nombrar a Garcí Ximénez su caudillo que les conducirá a la batalla por reconquistar tierras de Jaca y Ansia, lugar éste donde se produjo el milagro de la cruz de fuego sobre la carrasca del Sobrarbe. interpretando aquellos cristianos un mensaje divino de aprobación y al mismo tiempo como un signo de terror para los musulmanes, contribuyó según el mito a la victoria total cristiana.
10269671_10203928016385975_2020055942_o
DE LA LEYENDA A LA HISTORIA
Pese a referencias algo nebulosas que hablan de cierta actividad en torno a San Juan de la Peña durante la novena centuria, lo cierto es que hay que esperar a principios del siglo X (año 920) para encontrar las primeras noticias documentales que hablan de una primigenia consagración del cenobio pinatense, convirtiéndose desde entonces en uno de los centros monásticos de referencia para los reyes navarros y aragoneses.

es durante la tercera década del XI cuando, bajo el reinado de Sancho el Mayor de Navarra, el monasterio es de nuevo revitalizado con la introducción de la regla benedictina, siendo también ampliado en sus equipamientos. Sin embargo, uno de los momentos claves en el devenir histórico del cenobio pinatense es 1071, fecha en que el monarca Sancho Ramírez, amén de ampliar el monasterio con la erección de un segundo nivel, introduce por primera vez en la Península Ibérica el rito romano en perjuicio de la liturgia hispano visigoda hasta entonces imperante.

¿Por qué pierde importancia con el devenir de los siglos?
A partir de finales del siglo XII y sobre todo durante todo el XIII, el cenobio iniciaría un lento proceso de decadencia, justificado principalmente porque con las conquistas y el avance cristiano hacia el sur, el foco de influencia y de poder político se desplazó desde el abrupto Pirineo hacia el área del valle del Ebro, siendo por consiguiente cenobios como Veruela, Poblet, Rueda o Piedra los que pasarían a convertirse en los predilectos de los monarcas.

Distribución y Arquitectura del monasterio “Viejo”
El conjunto monacal queda dividido en dos niveles en altura: uno inferior en el que encontramos la primitiva iglesia mozárabe junto a la mal llamada Sala de los Concilios; y uno superior en el que, sobre el propio templo bajo, se acomoda una segunda iglesia, el panteón

La iglesia inferior
Dedicada a los santos Julián y Basilisa, la iglesia inferior del Monasterio de San Juan de la Peña es el más antiguo testimonio conservado del cenobio pinatense, remontándose su consagración a nada menos que el año 920.

Por encontrarse excavada en la roca y debiendo acomodarse forzosamente a ella, presenta la particularidad de no respetar la tradicional orientación canónica de los templos cristianos peninsulares.

Sala de los Concilios
Contigua a la iglesia inferior y comunicada por el vano peraltado anteriormente descrito, se encuentra la conocida como Sala de los Concilios, una denominación basada en la errónea teoría de fue escenario de un concilio a mediados del siglo XI.

Su construcción, contemporánea a la ampliación románica de la iglesia inferior, estaría destinada a albergar los dormitorios de los monjes, conservándose incluso horadados en la pared varios enterramientos.

La iglesia superior
Situada justo sobre la primitiva iglesia mozárabe, la iglesia superior fue edificada en dos etapas: una primera encuadrable cronológicamente en el reinado de Sancho el Mayor, de la que tan sólo se conserva un lienzo hacia el costado de la epístola; y una segunda que correspondería a la actual fábrica que, promovida por el rey Sancho Ramírez, fue definitivamente consagrada a finales del siglo XI, concretamente, en el año 1094.

Panteón de Nobles
El Panteón de Nobles propiamente dicho no es más que un pequeño espacio al descubierto habilitado entre la iglesia, las celdas monacales convertidas hoy en museo, y el moderno panteón neoclásico, el cual, fue acomodado sobre el muro en el que se disponen los enterramientos.

En San Juan de la Peña, los reyes de Aragón fueron sepultados en tumbas de piedra colocadas en tres órdenes superpuestos, desde la roca hacia afuera, presentando a la vista sólo los pies del féretro. El panteón real ocupa las dependencias de la antigua sacristía de la iglesia alta, que data del siglo XI; fue reformado por Carlos III en 1770, siguiendo las indicaciones de don José Nicolás de Azara y del conde Aranda, quien quiso ser enterrado en el atrio. La reforma sólo afectó a la decoración, quedando los sepulcros en el mismo lugar; se levantó delante de ellos una pared en la que se colocaron láminas de bronce con las inscripciones correspondientes, se distribuyó por la sala profusión de estucos y mármoles, colocando en la pared frontera unos medallones con relieves que representan escenas de legendarias batallas.

Alberga los restos de algunos monarcas navarros que reinaron en Aragón, de los primeros condes aragoneses y de los tres reyes iniciales de la dinastía ramirense,Ramiro I, Sancho Ramírez, Pedro I , junto con sus esposas.

TAMBIÉN PUEDES LEER  Neurociencia y Experiencias Espirituales

Claustro
Al costado opuesto del Panteón de Nobles, frente al muro de la epístola de la iglesia superior, fue habilitado el claustro: sin duda, es el más relevante de cuantos restos se han conservado del primitivo Monasterio de San Juan de la Peña tanto por su propio valor artístico, como por su genuina apariencia que lo convierten, por méritos propios, en una pieza única.

Desde la iglesia se accede al espacio claustral a través del arco de herradura anteriormente aludido y que, para la mayoría de especialistas, se trataría del acceso primitivo de la iglesia baja que, en algún momento, sería trasladado al templo superior. Llama la atención este arco por la inscripción en caracteres mozárabes que recorre toda su rosca y en la que se puede leer: “Por esta puerta se abre el camino de los cielos a los fieles  que unan la fe con el cumplimiento de los mandamientos de Dios”

Junto a la iglesia y asomando al claustro, se encuentra la Capilla de San Victorián, preciosa construcción añadida en tiempos del gótico para albergar los enterramientos de diferentes abades pinatenses. Al lado opuesto, accesible a través de una modesta portada neoclásica, abre la segunda de las capillas claustrales, dedicada a San Voto.

En la actualidad, el claustro conserva prácticamente íntegros los lienzos Norte y Oeste, habiendo desaparecido las pandas oriental y meridional: es decir, la contigua al muro de la iglesia y la más próxima al peñón rocoso.

Otra de las razones que hacen del claustro  un monumento sobresaliente es el hecho de que en sus capiteles trabajó, durante la segunda mitad del siglo XII, el célebre Maestro de Agüero o de San Juan de la Peña, un artista anónimo cuya inconfundible maestría es perfectamente apreciable en diferentes edificios religiosos del norte de Aragón y de Navarra, siendo perfectamente reconocible, entre otros rasgos, por su personalísima manera de representar los ojos de los personajes: muy bulbosos y considerablemente desproporcionados.

En cuanto al programa iconográfico de los capiteles se refiere, es de suponer que el claustro en su totalidad constituiría una verdadera y completísima Biblia pétrea
10286308_10203928049786810_141326816_o 

EL SANTO GRIAL Y SAN JUAN DE LA PEÑA
El lugar, tal y como hemos comentado, está implícitamente relacionado con uno de los enigmas más fascinantes e importantes, un enigma por el que se ha vertido ríos de tinta : El Santo Grial.

¿Qué es el santo Grial?
Autores  identifican al Grial con la piedra filosofal de los alquimistas, las supuestas reliquias halladas por los Templarios o una alusión velada a la descendencia de Jesús. En su mayor parte, estos investigadores se vinculan a teorías conspirativas  elaboradas con escasa rigurosidad histórica.

Para los cristianos es el cáliz que Jesús utilizó en su última cena y que el mismísimo José de Arimatea recogió su sangre cuando La lanza de Longino atravesó el costado de Jesús,

La leyenda que Relaciona El Cáliz Sagrado con San Juan de la peña, ha sido recogida en el último libro de Javier Sierra ” El maestro del Prado”:

Entre los años 257 y 260. el Emperador Valeriano inició una campaña de saqueo y asesinato de  Cristianos. Por aquel entonces el Guardián del cáliz era el papa Sixto II que antes de ser decapitado, entrego el cáliz a su diácono Lorenzo , nacido en Huesca, en Hispania. Así pues cuenta esta leyenda que quién más tarde será conocido como San Lorenzo, envía el Cáliz a su casa escoltado por legionarios convertidos al cristianismo. Pensando que de esta manera protegía el cáliz, alejándolo de Roma y evitándolo a Huesca.

En el 258 Lorenzo fue torturado  y muerto a la parrilla, 80 años más tarde la basílica de San Lorenzo , donde en un friso podemos encontrar al propio Lorenzo entregando una copa montada sobre un soporte de dos asas .Nos deja la pista de toda ésta leyenda , desgraciadamente , este friso fue destruido durante la segunda guerra mundial, aunque por fortuna conocemos bastante bien los detalles del mismo.

Allí residió tranquilamente la reliquia, hasta que en   el Año 712, después de la invasión musulmana a la península Ibérica , el Obispo de Huesca fue escondiendo la reliquia en diferentes parajes de los pirineos  para evitar su profanación. primeramente en una cueva en Yebra, luego en el monasterio de San Pedro de Siresa , más tarde en el monasterio de Santa María de Sasabe hasta llegar al monasterio de San Juan De la Peña , donde permaneció dos siglos y medio. Jaca, que según cuentan construyo su catedral para albergar el cáliz También defiende que el Cáliz fue guardado dentro de la Catedral de San Pedro , todo un ejemplo de arquitectura del románico,

En cualquier caso, a la muerte del rey aragonés Martín el Humano , al que le habían regalado el Cáliz, en 1410 , en pleno ocaso de templarios y cátaros , la copa de Ágata terminó viajando a Zaragoza y finalmente a Valencia por orden de Alfonso el Magnánimo .
10327937_10203928030026316_1462545609_o
CONCLUSIÓN
Más allá de la verosimilitud de las leyendas y el valor histórico y artístico de San Juan de la Peña, no cabe duda que estamos ante de uno de los lugares más importantes ya no sólo de Aragón si no de toda España.

Quizás el verdadero  Cáliz jamás pasó por San Juan de la Peña, quizás nunca existió tal Cáliz…o tal vez la copa en la que un hombre llamado Jesús en el siglo I  , bebió vino antes de ser ajusticiado , fuera guardada por sus seguidores como un recuerdo del hombre que fue y que el tiempo , la iglesia y los hombres se encargaron de convertirla en una reliquia, un símbolo , un objeto de poder ansiado a lo largo de toda la historia , buscado sin descanso en todas las épocas. Quizás esa copa  de aquél Jesús jamás salió de San Juan de la Peña , no es una idea descabellada , el enfrentamiento entre el Clero de San Juan de Peña y Martín el Humano, pudo hacer que el Prior le entregara una Copa falsa y al auténtica permaneciera escondida en San Juan de la Peña.

Cierto es que no hay que desdeñar , hipótesis de algunos expertos que afirman que Jaime II (que reinó entre 1295 y 1327), quien iba con frecuencia al monasterio por devoción y para cazar en la zona, escribió al gobernante de Jerusalén para que le consiguiera el Santo Grial. Así aparece en las cartas de este rey publicadas hace años por Ernest Martínez Ferrando, que reflejan además que no lo encontraron y le enviaron otras reliquias. De esta manera, sería ilógico pedir el Cáliz a otro reino si estaba en un lugar bien conocido por este rey.

En toda esta ecuación, recientemente se afirma que el verdadero Cáliz se encuentra en León, la historia es la siguiente: Dos pergaminos egipcios originales fechados en el siglo XIV han servido para que los historiadores medievales Margarita Torres Sevilla y José Miguel Ortega aseguren que el Santo Grial se encuentra en la basílica de San Isidoro de León. «La copa que las comunidades cristianas consideraron que era la Copa de Cristo es la que se trasladó a León en el siglo XI procedente de Egipto y después de pasar por Denia». Los dos documentos señalan que el cáliz fue enviado al rey de León Fernando el Grande o el Magno en el siglo XI, después de haber sido saqueado de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde había permanecido hasta entonces y desde el siglo IV.

Así pues echaría por tierra al Grial de Valencia , con el que han dicho misa algunos Papas , dando fuerza entre los creyentes que piensan que ese era el verdadero Cáliz de la última cena de Jesús. Y Además borraría a San Juan de la Peña de ese ” honor ” de haber guardado el Cáliz o de que incluso aún lo albergue.

En cualquier caso, la disputa está servida , Y San Juan de la Peña jamás perderá su interés con o sin Cáliz, pues su interés también reside en su paisaje, su arte , arquitectura  e historia, no olvidemos que ser la cuna de Aragón , no es poca cosa.

Si quieres conocer más sobre este Monasterio, a continuación os facilito la sección que dedicamos a ello en el programa y que podéis escuchar a continuación.

AQUÍ PUEDES ESCUCHAR O DESCARGAR LA SECCIÓN.

Descarga aquí el audio.

 

GALERÍA DE IMÁGENES:

Escrito por:
Cristóbal Martínez
Compartir

Pablo López es Graphic Design & Social Media y WordPress Senior en ClickOnline360 . Técnico en transporte sanitario, Máster en marketing digital y estudiante de egiptología ha realizado trabajos para los escritores y editoriales más importantes del país. Director, presentador, editor de sonido y diseñador web es el creador e impulsor del programa.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí