rOMA

Construyendo un imperio

Introducción
Los siglos pasan, pero el recuerdo imborrable de un pueblo que llegó a tener uno de los mayores imperios jamás conocidos, perdura y perdurará por siempre (aunque nos olvidemos de ello), en nuestras lenguas, nuestras obras de ingeniería, nuestro arte, nuestras costumbres, creencias, organización del tiempo, en las leyes y el derecho. En todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida, la herencia de Roma, juega un papel importantísimo.

Conocer la Historia y leyendas de Roma, es conocernos a nosotros mismos más que nunca.

¿Pero cómo fue posible, que lo que empezó siendo una aldea o conjunto de de ellas en el Lacio ( Italia) llegara a  dominar a tantos pueblos y se expandiera por todo el mediterráneo y mas allá?

La respuesta es francamente complicada de resumir, pues fueron varios ingredientes y circunstancias que propiciaron a  Roma llegar a ser la potencia que todos conocemos.

Entre otras muchas cosas, uno de los factores determinantes fue su situación geográfica privilegiada, a orillas del rio Tiber, lugar privilegiado para el comercio y lugar de encuentro de culturas.

Supo copiar adaptar y mejorar lo que pudieron aportar culturas como la griega o la egipcia y naturalmente , llegó a tener el mejor ejército del mundo, el más disciplinado.

Pero quizás se deba empezar por entender el alma del pueblo romano, un alma forjada a través de mitos y leyendas ,que una vez más se confunden con la historia y dotan a cada pueblo de un carácter , una forma de ser .

 

ENEAS

Los Romanos ya en el siglo III ac, según conocemos, buscaban sus raíces en un personaje que participó en la guerra de Troya y fue hijo , como no, de una diosa y de un hombre . Fue en la Eneida, una Epopeya encargada por Augusto al gran Virgilio en el S. I ac con un fin más bien propagandístico y político en favor de la figura de Augusto y al mismo tiempo mitificar , agrandar y acrecentar las razones de la grandeza de Roma como pueblo elegido por los dioses, cuando tomó mayor viveza el mito.

Según cuenta la leyenda, Eneas era un príncipe troyano, hijo de Anquises y de la Diosa Venus, primo del mismísimo Héctor. Durante la Guerra de Troya , según las fuentes griegas y latinas, se había destacado como el mejor guerrero y líder tras Héctor. Tras 10 años de asedio, gracias a la estratagema del famoso Caballo de Troya, ideada por Ulises, (Odiseo en Griego, de ahí lo de la Odisea de Homero), Troya estaba a punto de sucumbir ,justo antes de que ocurriera el desastre, el príncipe Eneas, hijo de Anquises y la diosa Venus, recibió un aviso. Su primo Héctor, que no mucho antes había muerto a manos de Aquiles, se le apareció en sueños y le exhortó a que tomara consigo a su familia y huyera de las llamas. Eneas reunió a los suyos, pero en el caos de la lucha perdió a su mujer Creúsa, que fue asesinada por los invasores. El propio espíritu de Creúsa se presentó ante Eneas y le aconsejó que se olvidara de ella y escapara cuanto antes de la ciudad.

Eneas luchando

 

El príncipe troyano, junto con su anciano padre Anquises, su hijo Ascanio —también llamado Julo o Iulo— y un nutrido grupo de seguidores, salió de Troya por las puertas Esceas y embarcó hacia el oeste.

Tras diversas peripecias y paradas en Macedonia, Creta y Sicilia, las naves de Eneas arribaron al norte de África, en la costa del actual Túnez. Allí llegaron a una ciudad recién fundada, cuyo destino estaría unido al de la grandeza de Roma: Cartago.

CartagoQart-Hadašt o «ciudad nueva» en fenicio, fue fundada por colonos de la ciudad de Tiro, en el actual Líbano. Dirigidos por Dido, o Elisa, habían pedido a los habitantes de la región de Túnez una parcela de tierra donde instalarse. Dido les dijo que tan sólo necesitaban el terreno que se pudiera cubrir con una piel de vaca, y los nativos accedieron. Pero lo que hizo la astuta fenicia fue cortar esa piel en tiras tan finas que consiguió rodear con ellas una colina entera, donde se fundó la nueva ciudad.

Cartago ya había empezado a prosperar cuando llegaron Eneas y sus compañeros. Dido se enamoró del príncipe troyano y tuvieron un romance.Eneas estaba pensando en quedarse en Cartago con la reina cuando los dioses se le volvieron a aparecer. El mensaje fue terminante: debía ir a Italia y fundar una ciudad que en el futuro gobernaría el mundo.

Eneas decidió cumplir con su grandioso destino y abandonó la ciudad para dirigirse al norte, a Italia. Desesperada, Dido se suicidó. Pero antes de morir vaticinó que existiría una rivalidad eterna entre los descendientes de Eneas y los suyos: Tirios, perseguid con odio a toda esta estirpe venidera, y ofreced este tributo a mis cenizas. ¡Que no haya amor ni tratado que una a estas naciones! ¡Levántate de mis huesos, vengador desconocido, para acosar a los colonos de Troya con el hierro!

La antigua Cartago

 

De ser así, la profecía se cumplió con creces, siglos después, sólo habría sitio para la existencia de uno de los dos contendientes, Roma o Cartago, tras tres guerras conocidas como guerras Púnicas, Cartago fue reducida a Cenizas .

El viaje de Eneas, continuó, pero antes de llegara Italia, Anquises el padre de Eneas murió, así que partió hacia la península italiana, llegando hasta Cumae, desde donde descendió al mundo de los muertos y se encontró con el fantas­ma de su padre, el cual le confirmó que estaba destinado a fundar un gran imperio y le aconsejó sobre ello.

Eneas continuó su viaje hacia el Norte. Remontó el Tíber y llegó hasta la región de Latium, lo que hoy día es el Lacio y que estaba gobernada por el rey Latinus. Su hija mayor, Lavinia, estaba prometida a Turno, rey de los rutulianos, pero un oráculo predecía un mejor matrimonio para ella si se casaba con un foráneo. De este modo, Lati­nus entregó a su hija a Eneas, tras lo cual Hera envió a Alecto, una de las Furias, diosas de la venganza, para incitar a la mujer de Latinus, Amata, y al rechazado Turno para que se pusiesen en contra de Eneas. Turno buscó aliados entre los pueblos cer­canos y lo mismo hizo Eneas, que incluso contó con el apoyo de los etruscos. Ade­más, su madre, Afrodita, le pidió a su mari­do, Hefesto (Vulcano), que le forjase una nueva armadura.

Después de esto llegó una larga batalla en la que el hijo menor de Eneas, Ascanio, también participó. En un duelo individual, Eneas venció a Turno, ganando la batalla y la guerra. Una vez restaurada la paz, Eneas se casó con Lavinia. Desde entonces, los troyanos y los latinos vivieron en paz, adoptando los primeros la lengua y costumbres de los segundos. Eneas fundó la ciudad de Lavinia en honor a su esposa. Más adelante, Ascanio -que también era llamado Iulus, motivo por el que tanto César como Augusto se pu­sieron el nombre de Julio- fundó la ciudad de Alba Longa, que se convertiría en la capital de la comarca.Los descendientes de Eneas reinaron durante varios siglos en Alba, que se convirtió en la población más importante del Lacio.

Fundación de Roma

 

El Viaje de Eneas, ¿Un viaje iniciático?

El viaje de Eneas, en cierta forma, recuerda mucho al de la Odisea de Homero, o al de Jasón y el Vellocino de Oro, incluso al de Gilgamesh. Además de servir a los propósitos de buscar las raíces de un pueblo, hay otras explicaciones más relacionadas con nuestro Yo y nuestro viaje iniciático interior hacia la sabiduría.

Ateniéndonos a lo que nos dicen Muchos etnólogos, psicólogos y sociólogos que  han estudiado esta posible explicación escondida en nuestros mitos ,buscando sus raíces. Fue precisamente el psiquiatra suizo Carl Jung quien realizó una interpretación muy esclarecedora de este fenómeno en la que nos dice que, los temas comunes a estas tradiciones están conectados con el alma del ser humano. Es decir que no sólo tenemos características externas que nos individualizan, sino que tenemos un universo interior común al que dio en llamar Inconsciente colectivo. Este nivel que nos conecta es el de los arquetipos del alma, cuyas imágenes hemos traído con nosotros.

Según esta teoría, Los mitos se refieren siempre al desarrollo del alma, al pathos que acompaña el viaje del alma heroica mientras viaja desde formas obsoletas de la existencia hacia los nuevos estadios de conciencia.

Los mitos del héroe de cualquier cultura o individuo nos dicen qué atributos son percibidos como lo bueno, lo bello, lo verdadero (ideal platónico) y, por consiguiente, nos enseñan  valores deseables culturalmente. Todos estos valores y modelos  cambian con el tiempo y la cultura.

Los héroes emergen siempre en épocas de muerte: de la identidad, de las formas sociales, de las religiones ortodoxas, de gobiernos, economías, psicologías, relaciones.

Al contestar el llamado de lo eterno, los héroes descubren el coraje de soportar las gestaciones, crecimientos, y traumas necesarios para un nuevo nacimiento. De manera que en la sociedad ellos sirven como parteras para el continuum de nacimientos necesarios para redimir  a la época y a la sociedad en que viven y llevarlos al siguiente nivel de evolución. Establecen los nuevos parámetros y records a alcanzar.

La Eneida, el viaje de Eneas

 

Rómulo y Remo

Tras una serie de monarcas, los llamados «reyes latinos»,en la primera mitad del siglo VIII el soberano legítimo de Alba Longa era Numíto. Pero su hermano pequeño, Amulio, le arrebató el trono y lo expulsó de la ciudad.

En aquella época todavía dominaba el derecho de sangre: cualquier ofensa cometida contra alguien debía ser vengada por sus familiares más cercanos. Para evitar problemas con los hijos varones de Numítor, Amulio los mató. Tan sólo dejó con vida a su hija Rea Silvia, juzgando que era inofensiva obligó a que fuera una Vestal, las vestales eran seis sacerdotisas consagradas a Vesta, patrona del fuego sagrado de la ciudad. Puesto que Vesta era una diosa virgen —como Minerva y Diana—, sus sacerdotisas debían abstenerse de relaciones sexuales, pues vigilaban el fuego eterno de la ciudad. Cuenta la leyenda que mientras la llama del fuego cuidado por las vestales no se apagara, Roma jamás sería conquistada.

La leyenda nos cuenta como el dios de la guerra, Marte, (el Ares de los griegos), se encaprichó de Rea Silvia y la dejó embarazada. Amulio esperó a que diera a luz a dos varones y mandó que fueran ahogados en el rio Tiber. El encargado de realizar tal obra, metió en una cesta a los dos hermanos y los abandonó en las corrientes del rio, convencido del fatal desenlace.Pero algo sucedió en contra de la voluntad de Amulio, los  bebés no sólo no se ahogaron si no que estando a salvo de la furia de las aguas, una Loba les amamantó y cuidó , como si fueran sus cachorros, hasta que  pasó por allí un pastor llamado Fáustulo que recogió a los bebés y se los llevó a su mujer Larentia. Los pequeños se criaron precisamente en el emplazamiento de la futura Roma, en la colina del Palatino. (Según otra versión, esta Larentia era conocida con el nombre de Loba por su lujuria; el equivalente al despectivo “zorra” de nuestros días).

Los gemelos recibieron los nombres de Rómulo y Remo. Cuando crecieron y descubrieron quiénes eran, marcharon a Alba Longa al frente de un pequeño ejército de pastores, mataron a Amulio y reinstauraron en el trono a su abuelo Numítor. Viendo que su anciano abuelo gozaba de buena salud, los dos héroes decidieron fundar una ciudad por su cuenta Los acompañaron los pastores que les habían ayudado a derrotar a Amulio, y también jóvenes de Alba Longa deseosos de aventuras o que, simplemente, no veían un futuro muy claro allí. Fundar otras ciudades con los excedentes de población era una práctica muy común por aquella época.

El lugar que eligieron Rómulo y Remo era el mismo donde el sirviente los había abandonado: las orillas del Tíber, a unos veinte kilómetros al noroeste de Alba Longa.

Pero las desavenencias entre los dos hermanos, comenzaron pronto, Rómulo quería fundar la ciudad en el monte Palatino, donde habían pasado su infancia. Remo prefería el Aventino, situado a menos de un kilómetro al sur, y además discutían por el nombre que pondrían a la ciudad ( cada uno postulaba llamarla como él mismo).Para decidir el resultado, quisieron dejarlo en manos de los dioses, así cada uno subió a su colina y mediante el auspicio ( palabra que significa “contemplar aves”) , práctica muy extendida entre los pueblos del mediterráneo para conocer las señales y designios de los dioses. En este caso quien más buitres divisara, sería el ganador .

Remo avistó seis buitres desde el Aventino. Más tarde, Rómulo divisó doce. Eso suscitó una discusión: Remo había sido el primero en recibir la señal de los cielos, pero Rómulo había visto más rapaces. Al final, Rómulo quedó como vencedor, le dio su nombre a la ciudad, Roma, y decidió que el núcleo fuera el Palatino.

La relación entre hermanos fue empeorando , hasta el punto que tras trazar Rómulo con un arado, trazó el perímetro de la nueva ciudad e hizo levantar sobre el surco una muralla. Cuando todavía estaba a medio construir, Remo saltó sobre ella en señal de burla. Rómulo lo mató con una estaca y proclamó que ése sería el destino de quien volviera a saltarse los muros de Roma.

Todo esto ocurría, según la tradición, el 21 de abril del año 753 a.C. De este modo, el mismo acto de fundación de Roma estuvo manchado de sangre y violencia. Algo que a lo largo de los siglos, Roma fue sin duda experta en repartir en todas las costas del mediterráneo a los demás pueblos e incluso entre sí misma en las guerras civiles.

Rómulo y Remo

 

El Rapto de las Sabinas.

Este mito englobado en los avatares de los primeros tiempos de la fundación de Roma, nos habla y nos da unas pistas quizás históricas que en un principio los habitantes de la ciudad , eran en su gran mayoría hombres, ladrones, buscadores de fortuna y “sobrantes” de otros asentamientos. Con lo cual, existía un gran problema, la falta de mujeres.

El senado, recién fundado por Rómulo (institución que analizaremos más tarde), le aconsejó que pidiera a las ciudades de los alrededores jóvenes casaderas. Pero todos los vecinos rechazaron la petición.

Rómulo decidió entonces recurrir a un engaño. Celebró unos juegos en honor del dios Neptuno e invitó a los sabinos, un pueblo emparentado con los latinos que habitaba en la orilla oeste del río Tíber. Los sabinos acudieron en masa junto con sus familias. Mientras contemplaban el espectáculo, los romanos raptaron a las mujeres más jóvenes y se las llevaron a sus casas.

De momento, los sabinos regresaron a sus ciudades, pues habían dejado las armas para contemplar los juegos. Pero enseguida se organizaron como ejército y, guiados por su rey, Tito Tacio, sitiaron el monte Capitolio.

Tras la toma del Capitolio, sabinos y romanos se enzarzaron en una batalla en el valle que separaba este monte del Palatino. Las mujeres raptadas, que al parecer se habían encariñado de sus nuevos maridos, se interpusieron entre ambos bandos diciendo que no querían quedar viudas ni huérfanas.

Merced a la intervención de las féminas, Tito Tacio y Rómulo hicieron las paces y acordaron convertirse en un solo pueblo con dos reyes, tomando el nombre colectivo de Quírites. Tito Tacio tan sólo vivió cinco años, lo que evitó previsibles problemas entre ambos gobernantes.

El Rapto de las Sabinas

 

El final de Rómulo

Mucho se ha especulado sobre el fin de este personaje mítico, algunas fuentes nos hablan que tras 37 años de reinado, Rómulo fue víctima de un asesinato perpetrado por la case social de los Patricios. Otras cómo  un tal Próculo, aseguró que había visto cómo entre las nubes aparecía un carro alado manejado por su padre Marte, que se lo llevó a los cielos. En cualquier caso, Rómulo fue divinizado, bajo el nombre de Quirino.

TAMBIÉN PUEDES LEER  Empresas españolas de aceite de oliva buscan un hueco en el mercado chino
Moneda de Rómulo

 

LA VERDAD SOBRE ROMULO Y REMO

Aún resultando muy complicado, vamos a intentar analizar y descomponer desde una variante más  histórica  el mito de Rómulo y Remo.

Como hemos visto, resulta cuando menos sospechoso que nuevamente que algún recién nacido, fuera arrojado a las aguas , sin duda el recuerdo de Moisés, o Sargón , están presentes . Pero hay muchas más características que se repiten a lo largo de la historia en otros mitos, como la protección dispensada por la Loba, seguramente un resto, una pervivencia del Totemismo Pastoril de los comienzos más primitivos religiosos de aquella zona .

Hay que destacar también el hecho que una vez más dos hermanos son los protagonistas, y la disputa acaba con la muerte de alguno de ellos. Este tipo de relatos forma parte del subconsciente colectivo a través de mitos y leyendas como en la civilización Egipcia, con Osiris y Set, o incluso en la Biblia , tradición judeo-cristiana, encontramos a los famosos Abel y Caín.

Una vez más nos preguntamos si todo esto es casualidad o estas historias nacen de una historia primigenia  que es adaptada a las distintas civilizaciones, o como hemos analizado anteriormente se trata de algo más encauzado en el subconsciente colectivo, de la eterna lucha en un viaje iniciático de un individuo, donde fluctúa el bien y el mal o dos formas de proceder.

Arqueológicamente, Podemos referir hallazgos de un asentamiento definitivo en la actual roma, en el siglo X ac , donde se han encontrado grupos de tumbas en el palantino y en el valle del foro , prueban la existencia de pequeños asentamientos , probablemente de carácter parental , esparcidos por el valle del Foro.

Recientemente , en este año 2014, se ha difundido  la  existencia de un templo que podría considerarse el más antiguo de Roma conocido hasta ahora. Y ha sido encontrado en pleno centro urbano, a los pies de la colina Capitolina.

Este edificio desplazaría de su categoría primigenia al Templo de Júpiter (El Templo fue comenzado por Tarquinio Prisco y completado por el último rey de Roma Tarquinio el Soberbio, aunque fue consagrado, según una tradición registrada por los historiadores, el 13 de Septiembre del 509 ac.  por el cónsul Marco Horacio Pulvilo, dedicado a la triada capitolina :Júpiter Juno y Minerva). Así pues el hallazgo de este nuevo templo, que se remontaría casi hasta la época de la fundación de la ciudad, allá por el sigloVII a.c. un templo en honor de la diosa Fortuna(de la suerte, buena o mala, aunque siempre se tendió a asociarla con lo bueno -).

Cierto es que el panorama arqueológico atestigua importantes cambios a partir del 800 ac aproximadamente, coincidiendo con la presunta fundación de Rómulo de Roma.

Pero la existencia de Rómulo y sus aventuras, parecen más bien una creación del imaginario popular.

Rómulo y Remo

 

LOS SIETE REYES DE ROMA

Tras su mítica fundación en el 753 ac Por Rómulo, el cual instauró instituciones como el senado o dividió en tres tribus a los romanos, cuyos miembros se llamaban Ramnes, Tities y Luceres. El nombre de los primeros derivaba del propio Rómulo, el de los segundos del rey sabino Tito y el de los terceros de un caudillo etrusco que ayudó a Rómulo llamado Lucumón. Esta división podría ser la reliquia de una fusión entre elementos latinos, sabinos y etruscos. Roma fue regida por seis reyes más que se pueden considerar semi-miticos,El siguiente rey, elegido por el pueblo, fue Numa Pompilio. Según la tradición fue él quien puso orden en la religión romana, además de ser considerado un rey de paz.

El tercer rey fue Tulo Hostilio, que gobernó del 673 al 642. Como su segundo nombre indica, se trataba de un soberano guerrero. El hecho más renombrado de su reinado fue la guerra contra la ciudad madre de Alba Longa. Para resolverla, romanos y albanos decidieron librar un duelo que más que singular habría que llamar triangular. Por los romanos combatieron los tres hermanos Horacios y por los albanos otros tres, los Curiacios.

Ante las miradas expectantes de los guerreros de Roma y Alba, los duelistas se acometieron. Tras el primer asalto, dos de los hermanos Horacios cayeron muertos. Sólo quedaba un romano contra tres enemigos, pero gozaba de una ventaja: él había quedado ileso, mientras que los otros habían recibido heridas de diversa gravedad. El superviviente, llamado Publio, dio la espalda a sus adversarios y huyó, lo que provocó el júbilo de los albanos y el desánimo y los abucheos de sus compatriotas romanos.

En realidad, se trataba de una astuta táctica. Los Curiacios emprendieron la persecución del único romano superviviente. Como cada uno se encontraba más o menos impedido por las heridas, se fueron distanciando entre sí. Al cabo de un rato, Publio Horacio se dio la vuelta y se enfrentó al primero de los Curiacios. Éste fue el duelo más difícil, pero consiguió matarlo. Después, dar cuenta del segundo resultó mucho más sencillo, y al tercero prácticamente lo sacrificó segándole el cuello con la espada como a una víctima en el altar.

Pero la historia no se detiene ahí, y esta leyenda, su final nos da una gran muestra del carácter forjado pro los romanos, Cuando Publio llegó a casa con los despojos de los tres enemigos, su hermana rompió a llorar, pues estaba prometida a uno de los tres Curiacios y había reconocido el manto que ella misma le tejió. Publio, que tenía que enterrar a dos hermanos, montó en cólera y la mató con la espada, exclamando: «¡Que perezca así toda mujer romana que llore a un enemigo!».

Probablemente se trate de una leyenda inventada, pero hay que comentar que en esos primeros tiempos los duelos al estilo de Troya, eran muy habituales.

Resuelto el conflicto con la victoria de Publio Horacio, Alba Longa aceptó el resultado del duelo y se convirtió en una ciudad vasalla de Roma. Sin embargo, este arreglo duró poco. Los albanos estaban obligados a apoyar a los romanos en su lucha contra los etruscos de Veyes, pero los abandonaron en plena batalla. La venganza de Tulo Hostilio fue ejecutar al rey de Alba, destruir la ciudad y trasladar a todos sus habitantes a Roma, lo que duplicó su población.

Así pues esa ciudad mítica Alba Longa , todavía hoy no encontrada , quedó silenciada para siempre o hasta que la arqueológica la saque a la luz.

Tras la muerte de Tulo Hostilio, los romanos eligieron a Anco Marcio (obsérvese que hablamos de una monarquía electiva y no hereditaria). A él se le atribuye la construcción del primer puente sobre el Tíber, el pons Sublicius, construido al sur de la isla Tiberina, en la zona por la que pasaba la ruta tradicional desde las marismas de sal.

También se atribuye a Anco Marcio la instalación de nuevos colonos en el monte Aventino. Pero éstos no recibieron la misma consideración social ni los mismos derechos que los fundadores originales, y se convirtieron en los plebeyos.

Tras la muerte de Anco Marcio, se abre un periodo conocido como el de los reyes Etruscos, dónde parece ser que de una forma u otra estos reyes o procedían de alguna cuidad etrusca o aportaron a Roma, una culturización fuertemente etrusca.

Algunos expertos han jugado con la posibilidad que en realidad en esta época Roma estuviera subyugada a los Etruscos y estos reyes fueran una especie de  virreyes. Pero las pruebas que poseemos alejan esta teoría , dejando a este periodo como un periodo de influencia y apertura romana hacia lo etrusco.

Arte Estrusco

 

Así pues el primero de estos reyes , fue Tarquinio Prisco, un inmigrante llegado de la ciudad etrusca de Tarquinia .Según la leyenda, Tarquinio entró en Roma montado en un carro y acompañado por su mujer Tanaquil y por un gran grupo de seguidores y partidarios. Hasta aquí todo parece bastante normal. Pero cuando estaban en el monte Janículo, a punto de cruzar el río, un águila le quitó el gorro, se dio una vuelta con él por los aires y después se lo puso de nuevo. Tanaquil, versada en la ciencia etrusca de los augurios, le dijo a su marido que era señal de que alcanzaría los máximos honores: el águila siempre ha sido el ave de la realeza y el gesto implicaba una coronación que finalmente se produjo.

Como rey, Tarquinio llevó a cabo grandes obras públicas. Una de ellas fue la Cloaca Máxima. Autores como Dionisio de Halicarnaso o Plinio el Viejo la consideraban una de las mayores maravillas de la ciudad y no es para menos, en aquella época Roma necesitaba evitar que entre las colinas se acumulara el agua, así que en un primer momento la llamada Cloaca Máxima fue pensada para desecar la zona Según la tradición, Tarquinio también hizo construir el Circo Máximo, un estadio para carreras de carros de más de seiscientos metros de longitud, y también el que hasta hace bien poco se creía el primer gran templo de Júpiter Capitolino. En suma, fue él quien empezó a convertir Roma en una auténtica ciudad.

Tarquinio Prisco murió asesinado en el 578, después de gobernar durante treinta y siete años.

A Tarquinio Prisco lo sucedió su yerno Servio Tulio. La posteridad contó muchos prodigios de él. Por ejemplo, se decía que su madre Ocrisia, esclava de la reina Tanaquil, lo había concebido con un dios, del que algunos aseguraban que era Vulcano. La historia es bastante escabrosa. Según Plutarco, cuando la joven iba a depositar unas ofrendas en el fuego, surgió de las llamas un falo volador que sorprendió y conmocionó a la joven dejándola embarazada, pero el caso es que según la leyenda así nació Servio Tulio, cuyo primer nombre implicaría que era hijo de una serva, una esclava.

No ha de sorprendernos las historias sexuales de las leyendas de los dioses, pues es algo muy habitual tanto en Grecia como en roma, Como cuando Zeus se convertía en lluvia dorada, Toro o cualquier cosa para tener relaciones con diosas, ninfas o humanas.

A Servio Tulio se le atribuyen muchas reformas, , se afirmaba que fue el primero en decretar un census.

El censo era un registro oficial de los habitantes de Roma. Al principio se encargaban de él los reyes, después los cónsules y desde el año 443 unos magistrados creados para este fin y denominados censores. Cada ciudadano se apuntaba con su nombre completo y el de su padre, su edad, su oficio, su patrimonio y su domicilio. Sólo se inscribía a los varones libres y adultos. Todo enfocado para la guerra. Además,  durante su reinado los romanos adoptaron la táctica hoplítica. Ésta se había extendido en el mundo griego desde principios del siglo VII y había llegado a las ciudades etruscas hacia el año 650. También se le ha atribuido erróneamente la construcción de la muralla, ya que estaba construido en toba volcánica extraída de la llamada Grotta Oscura, una cantera situada junto a la ciudad de Veyes. Eso demuestra que la construcción de esta muralla es posterior a Servio Tulio: Veyes no cayó en poder de los romanos hasta el año 396.

En realidad, el muro debió construirse hacia el 378, después de que la ciudad fuera asaltada por los galos. De haber existido antes, los saqueadores no habrían podido entrar. Seguramente la Roma de los reyes tenía empalizadas y terraplenes defensivos, pero no un perímetro amurallado completo.

En el año 534, Servio Tulio fue asesinado, seguramente por los descontentos de los patricios,

El último de los reyes es Tarquinio el Soberbio, la leyenda cuanta que ese trataba de un monarca totalmente despótico, pero a pesar de todo, fue su hijo en realidad quién provocó el fin de la monarquía , como veremos en la siguiente leyenda:

El ejército de Tarquinio estaba asediando la ciudad de Ardea. Sexto Tarquinio, hijo del rey, empezó a discutir con su primo Colatino cuál de los dos tenía la mujer más virtuosa. Para comprobarlo por sí mismos, decidieron montar a caballo y visitarlas sin avisar y de incógnito. Primero fueron a Roma y encontraron a la mujer de Sexto en un banquete.

Después, los dos primos acudieron a la villa de Colacia, donde vieron a Lucrecia, la mujer de Colatino, tejiendo con sus esclavas. Desde el punto de vista romano, saltaba a la vista que la más virtuosa era Lucrecia.

Para desgracia de la joven, Sexto se encaprichó de ella. Días después, el hijo del rey volvió a Colacia, donde Lucrecia lo acogió como huésped. Sexto le confesó su pasión y al mismo tiempo la amenazó con una espada. Ni siquiera así pudo conseguir que la esposa de su primo cediera, de modo que llevó la amenaza un paso más lejos. Si no se acostaba con él, le dijo, después de degollarla asesinaría también a un esclavo y lo tumbaría desnudo junto a ella en la cama para alegar que los había matado al sorprenderlos en adulterio. Lucrecia, ya muerta, no podría defender su honor y su memoria quedaría mancillada.

De ese modo consiguió que Lucrecia se rindiera. Pero después la joven hizo venir a su padre y a su esposo, que acudieron acompañados por su amigo Lucio Junio Bruto. Les contó lo sucedido y añadió: «Sólo mi cuerpo ha sido violado. Mi alma sigue pura, y mi muerte lo testificará». Tras pedirles que la vengaran, sacó un puñal que llevaba escondido y se mató.

Con su muerte, Lucrecia se convirtió en el modelo de matrona romana: trabajadora, encerrada en casa y heroica a la hora de defender su castidad. Bruto juró sobre su cadáver que no cejaría hasta expulsar a toda la familia de Tarquinio el Soberbio, y que se aseguraría de que nadie volviera a reinar en Roma.

Después de esto, Bruto se dirigió a Roma y contó a sus habitantes lo sucedido. Los romanos se indignaron tanto que, cuando Tarquinio llegó con sus hijos, se encontraron con las puertas de la ciudad cerradas. Aunque lo intentó varias veces, Tarquinio no volvería a entrar en Roma.

Según la tradición, el pueblo juró que jamás se dejaría a dejarse gobernar por un rey. Ése fue el origen de la República.

Después vendría la lucha entre Patricios y Plebeyos, las famosas tres Guerras Púnicas , incluyendo la segunda , donde Roma se enfrentó a su peor enemigo: Aníbal. Más adelante las Guerras civiles, figuras como Cayo Julio Cesar, hasta desembocar el Primer emperador de Roma acabando con la República , Augusto. Pero Esos primeros tiempos míticos marcaron por siempre a un pueblo y moldeo su alma para ser lo que fueron e hicieran lo que hicieron, dejando una huella eterna .

 

ESCUCHA MÁS ALLÁ DE LA HISTORIA

Si queréis conocer más sobre esta historia y escuchar como la explicamos en el programa Los Misterios nos miran, podéis descargar los tres audios dedicados al tema o el especial unido para tal fin. A continuación os dejo todos los enlace a los audios.

Roma de la historia a la leyenda:
Parte 1

Descarga aquí

Parte 2

Descarga aquí

Parte 3


Descarga aquí

Especial Completo

Licenciado en Historia y Máster en educación. Es el encargado de la sección “Más allá de la historia”

Puedes conocer otros artículos realizados por los miembros del equipo del programa Los Misterios Nos Miran

Ya puedes unirte a la comunidad de pasajeros de este tren de lo insólito y conocer todas las novedades a través de la comodidad de tu correo electrónico. En breve ¡Contenido exclusivo!

Compartir

Pablo López es Graphic Design & Social Media y WordPress Senior en ClickOnline360 . Técnico en transporte sanitario, Máster en marketing digital y estudiante de egiptología ha realizado trabajos para los escritores y editoriales más importantes del país. Director, presentador, editor de sonido y diseñador web es el creador e impulsor del programa.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí