Unos investigadores de la Universidad de Cambridge han desarrollado un nuevo prototipo de batería de litio-sulfuro (Li-S) con el objetivo de superar los obstáculos existentes. Este prototipo trata, ni más ni menos, de imitar las estructuras intestinales, las implicadas en absorber parte de los nutrientes de los alimentos.

Gran parte de las baterías recargables que utilizamos hoy en día para nuestros dispositivos móviles son de ion de litio. Pero debes saber que pueden tener los días contados, ya que diferentes estudios están tratando de buscarles sustitutos más fuertes, duraderos y seguros.

Un ejemplo claro es de los investigadores de la Universidad de Cambridge que dieron a conocer un prototipo nuevo de batería de litio-sulfuro (Li-S). Es tan innovador porque ha copiado la estructura intestinal para absorber nutrientes.

En concreto, estos científicos se han centrado en este prototipo de batería al inspirarse en unas vellosidades en forma de hilos que se encuentran alineadas a lo largo del intestino delgado.

Debes saber que estas vellosidades, en el cuerpo humano, sirven para absorber los productos de la digestión y ayudan a aumentar el área de superficie sobre la que se está realizando este proceso.

¿Para qué sirve este diseño en una batería?

En este prototipo se ha incluido una capa de material con una estructura de vellosidades parecida a la que se puede encontrar en el intestino delgado. Esto fue creado por los investigadores de la Universidad de Cambridge en colaboración con algunos especialistas del Instituto de Tecnología de Beijing.

Esta batería se elabora a partir de pequeños alambres de óxido de zinc, ubicado sobre la superficie de uno de los electrodos. La función de esta capa es la de atrapar los fragmentos de material activo de la batería cuando se rompen, así se pueden mantener accesibles electroquímicamente, lo que permite que se puedan reutilizar.

Implicaciones y ventajas

Este nuevo diseño supera uno de los principales problemas técnicos que impiden el desarrollo comercial de las baterías de litio-sulfuro: que la batería se dañe o degrade por la pérdida de material en su interior.

Por otro lado, hay que tener también en cuenta que estas baterías tendrá 5 veces la densidad de energía de las baterías típicas de litio.

Según Paul Coxon, investigador del Departamento de Ciencia de los Materiales y Metalurgia de Cambridge y uno de los autores de este estudio, “esta capa es pequeña, pero es muy importante”.

Paso español previo

Los investigadores de la Universidad de Córdoba (UCO), España, hace tan solo unos meses, consiguieron dar un paso adelante también en esta consecución de hallar una batería de litio y azufre que pudiera usarse a gran escala. Al desarrollar un prototipo que duplica la duración de los dispositivos actuales de generación de energía, siendo capaces de ofrecer mayor seguridad que hasta los desarrollos realizados.

Por norma general, las baterías de litio-azufre destacan por su gran densidad energética.

En virtud del bajo peso atómico del litio y moderado del azufre, se consideran que son bastante ligeras, con una densidad parecida a la del agua. En concreto las baterías de Li-S tienen densidades de energía de 500 W.h/kg, y las que se conocen de iones de litio rondan los 150 – 200. Incluso se han llegado a mostrar baterías de Li-S con hasta 1.500 ciclos de carga y descarga.

Otras Noticias sobre ciencia aquí.

Compartir
Edith Gómez
Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Deja un comentario