La naturaleza siempre ha sido capaz de conseguir realizar cosas que el hombre ni siquiera llega a imaginar; entre sus logros podemos destacar la belleza y esteticidad de los patrones geométricos que se tienden a repetir desde los organismos más minúsculos, hasta las galaxias más sorprendentes.

Todos estos patrones revelan ese principio verdadero de que nada está hecho o sucede al azar, sino que las fuerzas de la naturaleza moldean el universo con un propósito que puede ser claro o no.

Desde hace milenios, los seres humanos se han fascinado por el impacto visual que ofrecen estos patrones geométricos en las cosas más maravillosas y cotidianas de sus vidas.

Filósofos y matemáticos griegos como Platón o Pitágoras ya dejaron evidencia en sus escritos de la fascinación que les producía esas figuras, que sin ser capaces de catalogarlas, ya sabían que significaban mucho más para la ciencia y el espíritu.

Los patrones geométricos de la naturaleza te pueden servir de inspiración para que emprendas una de estas ideas de negocios creativas de Gananci; si no nos crees, fíjate en el trabajo de grandes artistas plásticos como Cruz Diez o Pollock, quienes implementan en sus creaciones los principios fundamentales de las figuras de las que te hablaremos más adelante.

Ya en el renacimiento, artistas como Leonardo Da Vinci mostraban interés por esos patrones que él denominaba la geometría sagrada; figuras que veía representadas en la naturaleza, sobre todo en la flor de la vida, y que lo inspiraban en sus trabajos. No fue sino hasta que llegó el siglo XX cuando a esa “geometría sagrada” se le concedió una denominación producto del trabajo y estudio del matemático francés Benoît Mandelbrot que la llamó Fractal.

El Fractal, o la geometría de la naturaleza, es un objeto geométrico cuya estructura básica, fragmentada o aparentemente irregular, se repite a diferentes escalas.

Entre sus dos principios fundamentales que los caracterizan encontramos que sus patrones son demasiado irregulares como para ser descrito en términos geométricos tradicionales; además de ser autosimilar, lo que significa que su forma está hecha de copias más pequeñas de la misma figura.

Ejemplos fundamentales de este tipo de patrones geométricos los podemos evidenciar desde los organismos más microscópicos, llegando incluso a los fenómenos en el espacio más significativos. Vayamos de lo micro a lo macro para develarte las magníficas características de un fractal.

En la distribución de colonias de bacterias y hongos se puede presenciar cómo estos microorganismo se mueven en un espacio realizando figuras que si bien no revelan un sentido uniforme, cuando se mira más de cerca se evidencia que son completamente asimilares. Dentro de nuestro cuerpo podemos encontrar este tipo de patrones geométricos también, sobre todo en la distribución de nuestro sistema circulatorio, en la forma de nuestros vasos sanguíneos.

Hoja de Helecho
Hoja de Helecho

También notaras patrones fractales en nuestro sistema nervioso, cerebro y neuronas.

En el plano más físico, que puedes evidenciar con tus propios ojos, un fractal lo puedes apreciar en las hojas de helecho por ejemplo. Si te tomas el tiempo de apreciar cada una de sus partes notaras que desde la más pequeña a la más grande de las hojas tienen el mismo patrón, lo que revela una hermosa autosimilaridad.

Cristal de bismuto
Cristal de bismuto

Otros ejemplos hermosos serian el cristal de bismuto, que con sus colores y formas ofrece una experiencia trascendental a quien lo mira,

En fenómenos meteorológicos también se revelan patrones fractales; estos podrían ser las figuras de un rayo, cuyas ramificaciones al no ser en líneas rectas cumplen con las características de este producto geométrico.

Vórtices de Nubes
Vórtices de Nubes

Los llamados vórtices de nubes producto de la presión atmosférica, viento, densidad y humedad son otro ejemplo realmente magnifico; y como ellos existen millones en la naturaleza.

Otro patrón clásico dentro de la naturaleza tendría que ser la espiral de Fibonacci, siendo el más famoso ejemplo el que se evidencia en el centro de los girasoles; ese conjunto de parastiquios, propias de la sucesión de Fibonacci, también se ve reflejado en las etapas iniciales de la gestación del embrión humano, lo que demuestra la magnificencia de la naturaleza.

Espiral de Fibonacci
Espiral de Fibonacci

Unos ejemplos más convencionales de la geometría en la naturaleza podrían ser las formas hexagonales de las colmenas de las avispas y también los patrones en forma de red que revelan las telas de araña.

Sin ser de las evidencias más relevantes de majestuosidad, es cierto que ha que apreciar la obra de la naturaleza y su forma de enamorar, con una estética impecable, al ojo humano.

Aquí puedes conocer Ocho fenómenos de la Naturaleza que te sorprenderán.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.