¿Qué le está pasando al mundo?

Desde hace días (Aunque en realidad es desde siempre pero no todas las noticias son mediáticas) que la violencia se apodera de las formas más terribles y espantosas que nos podemos imaginar.

Hoy se ha dado el mayor tiroteo en Estados Unidos de su historia, ayer una famosa YouTuber y cantante asesinada cruelmente por un “supuesto” seguidor cuando ella le abría sus brazos para abrazarle, estos días las violentas imágenes que nos llegan desde Francia entre radicales del fútbol, estas semanas las mujeres y hombres que, aún, a día de hoy son asesinados por sus parejas y desde hace meses la cantidad ingente de refugiados que huyen de sus casas por la locura de la guerra y se encuentran una Europa arcaica y rancia muriendo muchos de ellos en el mar.

Pero no hace falta ver la televisión para comprobar como cada día los rostros de la gente que viajan anónimamente conmigo en el tren son más y más amargados, y supongo que el mío también. Vemos como la violencia verbal entre extraños se reproduce cada vez con más facilidad y en la mayoría de ocasiones por nimiedades.

Podemos observar como las redes sociales reaccionan como una masa enfurecida o una conciencia propia cuando algo no les gusta y lo reproducen con violencia verbal o escrita y nos encontramos como, en la mayoría de ocasiones, estas “voces” vienen auspiciadas por un anonimato cada día más injustificado.

Intentemos, por mucho que nos cueste, y más en semanas como esta, despertar cada día y provocar en uno mismo y en alguien una sonrisa sincera. Intentemos perder los miedos y disfrutar de cada minuto como si fuese el último. Hacer una llamada, un gesto, un mensaje, o cualquier cosa que, en un mal momento, te pueda reconfortar a ti y a la otra persona.

Lee, escribe, ve la tele o escuchar la radio, (Y si es nuestro programa mejor XD) pero haz cosas que no te hagan sentir mal -más allá de las obligadas. Cosas que no generen en ti la sensación de desasosiego que muchas veces sentimos al ver como está todo. Yo hace tiempo que lo hago y es una terapia que poco a poco da sus frutos y mejoras.

TAMBIÉN PUEDES LEER  Y el ganador del "I Concurso de relatos de terror japonés es"...

El mundo está enfermo, y los únicos culpables somos nosotros, pero también somo su única cura. ¡Curémosle aunque suene utópico!

Sonríe, disfruta, llora, en definitiva, vive cada día, pues es la única forma en la que podemos arreglar, un poco, la pena y tristeza que en ocasiones podemos sentir al levantarnos cada día.

Y cuando llegue nuestro momento, como decía Snoopy “Algún día moriremos Charly, pero los demás, no”

Carpe Diem

Compartir
Pablo López es Graphic Design & Social Media y WordPress Senior en ClickOnline360 . Técnico en transporte sanitario, Máster en marketing digital y estudiante de egiptología ha realizado trabajos para los escritores y editoriales más importantes del país. Director, presentador, editor de sonido y diseñador web es el creador e impulsor del programa.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.