Los investigadores han descubierto 200 millones de montículos de más de 2,5 metros de altura en Brasil que revelan la presencia de una gigantesca red subterránea habitada por termitas desde hace más de 4000 años.

Desde luego las cifras son mareantes. Ya que además estos montículos cuentan con 9 metros de diámetro, espaciados regularmente sobre un territorio tan grande como Gran Bretaña.

El volumen de tierra removido es el equivalente a 4000 veces la Gran Pirámide de Giza, pero lo más increíble es que este hormiguero es contemporáneo con ellas ya que se calcula que también tienen más de 4000 años de antigüedad.

Esta monumental estructura geológica no tiene ni una sola ayuda por parte humana, es obra de las termitas.

Más concrétamente de la especie Syntermes dirus que, según una descripción preliminar publicada en la revista Current Biology, fueron los insectos los que formaron semejante obra mientras cavaban sus túneles en el sótano. Los propios montículos son sólo caminos de acceso, no están habitados.

«Creo que si no hubiéramos empezado por publicar un artículo en una revista seria, nadie nos habría creído», dice Stephen Martin, biólogo de la Universidad de Salford en Manchester. «Estaba en el campo buscando abejas cuando me encontré con estas increíbles estructuras. No podía creer lo que veían mis ojos. Por supuesto, las poblaciones locales los conocían desde hacía siglos. Cuando regresé, conocí a Roy Funch (ecologista de la Universidade Estadual de Feira de Santana, Bahia, Brasil) por casualidad en la piscina. Había estado trabajando en el tema durante varios años para tratar de determinar el alcance de la red y estaba buscando un biólogo. Así que empezamos a trabajar juntos».

Hormiguero de termitas

Un geógrafo de la Universidad Estatal de Nueva York, Eun-Hye Yoo, les ayudó a estimar la extensión de la estructura utilizando imágenes de satélite, combinadas con estudios de campo.

Así es como llegaron a una estimación de 230.000 km2, tamaño superior a Gran Bretaña o aproximadamente la mitad de la superficie de la Francia metropolitana. «Es realmente espectacular», admite Anne-Geneviève Bagnères-Urbany, investigadora del Centre d’écologie fonctionnelle et évolutive de Montpellier. «Que yo sepa, es la mayor estructura conocida de su tipo. Lo que no está tan claro son las relaciones entre las personas que lo habitan».

Cada uno de los montículos está perforado en su centro por un único túnel de unos 10 centímetros de diámetro.

Todos los montículos están probablemente interconectados, formando una gigantesca megalópolis. «Estamos seguros de que no hay una colonia por montículo», dice Stephen Martin. «Pensamos que la misma población se extiende sobre al menos cincuenta montículos porque las termitas que llevábamos a esta distancia vivían en concordancia. Sin embargo, cuando trasladamos a las termitas a 50 km de distancia, la hostilidad era inmediata. Las termitas se mataron entre sí».

Científicos en Brasil han descubierto un hormiguero de termitas que ocupa una superficie de 230.000 km2 1

Muchas preguntas pendientes
«La verdadera pregunta es más bien saber si todas estas termitas provienen de la misma población que se habría diferenciado con la distancia o si se trata de un conjunto de poblaciones distintas que ha formado gradualmente esta red en expansión. Desafortunadamente, faltan análisis genéticos para tomar una decisión», dice Anne-Geneviève Bagnères-Urbany. «Es un descubrimiento absolutamente fascinante, pero por el momento plantea muchas más preguntas que respuestas.»

Limitaciones que Stephen Martin y sus colegas conocen bien. «Es un campo de estudio muy complicado. Son zonas de difícil acceso, con un suelo muy duro, por no hablar de su gigantesco tamaño. Se necesitaría maquinaria de construcción y una financiación importante para llevar a cabo un trabajo más profundo. Buscaremos financiación, pero también esperamos que otros investigadores puedan abordar este apasionante tema».

Por el momento, los investigadores han establecido una red de cámaras para entender mejor la actividad de las termitas según la hora del día. Lo que es tranquilizador es que este territorio debería permanecer a priori preservado ya que el suelo es muy pobre y la región muy árida, por lo que no debería estar en peligro por los agricultores y otros intereses humanos más allá de la propia investigación.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.