Se llaman fenómenos forteanos a cualquier fenómeno paranormal o extraño que parezca desafiar una explicación natural, como son las lluvias de ranas, peces, piedras, aves muertas, carne o culebras entre otras rarezas y de las que Charles Fort llego a recopilar miles de datos sobre este tipo de lluvias caídas en multitud de sitios alrededor del mundo.

Desconcertantes experiencias religiosas, como son los estigmas; bolas de fuego voladoras en el cielo nocturno, la combustión espontánea; los OVNIS, actividad poltergeist o criaturas monstruosas.

Los fenómenos forteanos reciben el nombre en honor a Charles Fort. Fort nace el 06 de agosto del 1874 en Albany, Nueva York, (EEUU) y fallece el 03 de mayo del1932 en Bronx, Nueva York, (EEUU).

Fort se gana la vida como periodista hasta su cuarentena, cuando una herencia le permite dejar el trabajo y dedicar el resto de su vida a reunir y catalogar obstinadamente fenómenos extraños que no tenían explicación, que en su mayoría encontró revisando diarios científicos y populares en el Museo Británico y en la Biblioteca Pública de Nueva York.

Charles Fort llegó a reunir más de 60 mil notas sobre fenómenos forteanos donde cuenta de extrañas lluvias caídas en distintos sitios del planeta.

En el archivo de Fort hay comprobadas lluvias de peces sobre Londres y otras ciudades, lluvias rojas, negras y amarillas,  lluvias de ranas, caída de enormes bloques de hielo, lluvias de carne, de trozos de algodón, de lodo, de arena, de extrañas sustancias fibrosas que se han llamado “cabello de ángel” o “cabello de la Virgen”, de cilindros metálicos, de grandes piezas metálicas o de materiales extraños y también de sangre.

Algunos ejemplos que Fort describe:

 En Londres, la tarde del 5 de mayo de 1848, cayó una lluvia extrañísima. Traducida textualmente la nota de Charles Fort dice la siguiente: “A las 5 de la tarde el cielo estaba apacible sobre la ciudad de Londres. De pronto sin previo aviso, comenzó a soplar un fuerte vendaval que hizo volar a toldos y sombreros. El sol se apagó y una oscuridad densa se desplomó sobre la ciudad.

Apenas se podía ver a dos pasos. A partir de ese momento comenzó a caer desde la alto un copioso chubasco de agua y peces. Durante casi 1 hora cayeron miles y miles de pequeños peces de una 15 cm de largo, de color plateado y grandes aletas. Examinados por los expertos no pudieron ser reconocidos.

Se enviaron muestras a todas las Universidades de Inglaterra y ninguna pudo decir de qué especie eran esos peces. Finalmente, una comunicación llegada desde el Cairo y firmada por el decano de la facultad de ciencias naturales de esa ciudad informó que esos peces correspondían a una especie de agua dulce que prolifera en el mar de Galilea. No se pudo explicar cómo habían caído sobre Londres esos peces que los palestinos llaman Pez de San Pedro“.

“En agosto de 1894 , miles de medusas , grandes como un chelín , fueron señaladas sobre la ciudad de Bath, en Inglaterra. En el mismo momento no lejos de ahí, en Wigan, cayó una lluvia de pequeñas ranitas.

En una nota tomada de Comptes Rendus, Fort anota que la “sustancia negra caída en Entre Ríos, Argentina, el 30 de junio de 1880 recuerda a ciertas formas de lignito“. Es de color negro verdusco, similar a otras que se precipitaron en Francia (1868), Australia (1861), India (1867) y Portugal (1902).

  • En Italia, se dice que en el año 180 llovió leche y trigo en gran cantidad.
  • En el año 458, según Julius Obsequens, llovió en Italia también carne, en grandes y pequeños trozos, los cuales quedaron sobre el suelo durante mucho tiempo sin pudrirse y sin cambiar de color ni de olor.
  • Dice Lycosthenes que en Sajonia se produjo una vez una lluvia de peces y que, en tiempos del emperador Ludovico, durante tres días y tres noches, llovió sangre.
  • En el año 989, bajo el reinado del emperador Otón. Tercero de este nombre, dicen las crónicas que llovió trigo. Ese mismo año cayó nieve roja como sangre cerca de Venecia.
TAMBIÉN PUEDES LEER  Blog: Se estrena el programa y la web de Proyecto Misterio

Tras la muerte de Charles Fort las lluvias acontecidas fueron más insólitas que las que describió:

Chaparrones de tela de araña mojando pueblos y ciudades, están desconcertando a meteorólogos del mundo entero, que no obtienen explicación a tan inusual y original fenómeno.

La caída más frecuente es la de trozos de hielo, que en algunas ocasiones pesan 45 kg. A estos le siguen las de ranas, peces y cangrejos, que parecen preferir ambientes fríos como los del norte de Gran Bretaña para caer.

Fort nunca intentó explicar estos fenómenos pero utilizó esos ejemplos para señalar las limitaciones del conocimiento científico y el peligro de la aceptación dogmática de las leyes naturales, que estos fenómenos parecían contradecir.

Charles Fort recopiló su investigación en cuatro libros:

  • El Libro de los Malditos
  • Nuevas Tierras
  • ¡Mirad!
  • Talentos Extravagantes

En El programa número 51 de Los Misterios Nos Miran tratamos el tema de los fenómenos forteanos con el investigador Chris Aubeck con el que nos adentramos en este apasionante mundo forteano.

Resumen
Fenómenos Forteanos de Charles Fort, desafiando a la Naturaleza
Título de Artículo
Fenómenos Forteanos de Charles Fort, desafiando a la Naturaleza
Descripción
Los fenómenos Forteanos son aquellos extraños sucesos capaces de desafiar a las leyes de la Naturaleza. ¡Te lo contamos aquí!
Autor
Web
NosMiran.Com
Logo
Compartir
Pablo López es Graphic Design & Social Media y WordPress Senior en ClickOnline360 . Técnico en transporte sanitario, Máster en marketing digital y estudiante de egiptología ha realizado trabajos para los escritores y editoriales más importantes del país. Director, presentador, editor de sonido y diseñador web es el creador e impulsor del programa.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí