Mito de Osiris

En la mitología egipcia existe una gran confusión, hay grandes dificultades para definir las cualidades exactas de ciertas deidades, sus agrupaciones y clasificación. Las deidades del país se multiplicaron a un ritmo tan sorprendente que, mientras en los textos de las primeras dinastías existe un número de unas doscientas deidades, en la revisión del Libro de los muertos se llega casi a quinientas, más otros cientos de seres míticos.

Algunos expertos afirman que Egipto nunca obtuvo una uniformidad en la religión.

Para explicar más detenidamente la mitología egipcia buscaremos en los inicios de esta civilización. Se puede admitir que los antiguos egipcios pasaron por el “animismo“, tenían la concepción de que todo objeto poseía alma.

Otra característica que se puede destacar es que la mitología egipcia era “fetichista“, los objetos grandes o pequeños, naturales o artificiales poseían conciencia, voluntad y cualidades sobrenaturales.

Otra característica recogida por dicha religión es el “totemismo“, un buen ejemplo es la diosa con cabeza de gato, Bast. Aunque después, según el experto Wiedemann, los animales no andaban como dioses, sino que más bien eran especialmente favorecidos por ellos.

Por todo ello, la religión Egipcia y sus deidades son bastante complicadas y enrevesadas, siendo fácil confundir algunos aspectos de un dios con otro o simplemente su “árbol Genealógico” debido, entre otras cosas, al más que presente incesto entre los dioses.

Fuentes:

Las menciones más tempranas del mito de Osiris se encuentran en los “Textos de las Pirámides“, los primeros textos funerarios egipcios, que aparecieron en las paredes de las cámaras funerarias en las pirámides a fines de la Dinastía V, durante el siglo XXV a. C. Estos textos, compuestos por diferentes hechizos o “expresiones”, contienen ideas que se supone datan de tiempos aún más antiguos.

A lo largo de la Historia De Egipto Encontramos nuevas Fuentes, pero actualmente la fuente más importante para estudiar el mito es la del Griego Plutarco (S. I Dc.)

Plutarco escribió el relato antiguo más completo del mito en De Iside et Osiride, un análisis de las creencias religiosas egipcias. La versión del mito de Plutarco es la misma que relatan más frecuentemente los escritos populares modernos.

1.1 . Protagonistas del mito.

Primeramente es importante adentrarnos en describir los principales dioses que intervienen en el mito de Osiris, con Osiris, Set, Isis, Horus , Neftis, y Anúbis.

OSIRIS
Se trata del dios de los muertos y de la otra vida, así como del renacimiento y la fertilidad, Osiris era representado con forma antropomórfica momificada, a menudo sujetando el callado y el mayal, con la corona Atef sobre su cabeza. Su piel podía ser verde o negra simbolizando la fertilidad del espeso lodo del Nilo, o blanca, como el color de los vendajes de lino de las momias. Uno de sus emblemas es el pilar djed, un símbolo de estabilidad que se asimila con su columna vertebral y que fue especialmente reverenciado en su centro de culto de Busiris, en el delta. Abidos era el centro de culto más importante de este dios. Era miembro de la importante Enéada de Heliópolis, una genealogía que aparece por primera vez en los textos de las pirámides de la Dinastía V. Estos textos se encontraron en los muros interiores de ciertas pirámides entre los epítetos aplicados a Osiris se incluían: bien eterno el principal de los del oeste, es decir los muertos que al igual que el sol, se pensaba que entraban en el mundo inferior por donde se pone el sol. Se llegó a asimilar a dos deidades de Memphis, el dios creador Ptha y en la deidad funeraria con cabeza de halcón Sokar, creando de esta manera el dios sincrético funerario Ptah-Sokar-Osiris.
Estamos quizás a uno de los dioses más conocidos por occidente, el mito de Osiris es uno de los más estudiados y analizados, dando forma a un relato que con distintos personajes, distintas épocas, distintos lugares y por supuesto a veces con resultados diferentes, se ha repetido a lo largo de la historia en la mitología, nos referimos a la lucha por el poder entre familiares, en este caso hermanos y tío-sobrino, incorporando la eterna lucha del bien contra el mal.

SET
El maligno, hermano de Osiris. Es sin duda el dios egipcio que encarna mejor el mal, la traición, la envidia, y la crueldad. Era miembro de la familia heliópolitana. Se asociaba al caos, la infertilidad y el desierto, pero a pesar de todo ello, en ciertas áreas geográficas en ciertos momentos de la historia de Egipto, fue muy honrado.

Hubo reyes de las dinastías XIX y XX, por ejemplo, cuyos nombres derivaron del suyo, un claro ejemplo de ello sería el padre de Ramsés II el gran Seti I.

Su culto afirmaba que el caos debía ser reconocido antes de que el orden pudiese asistir, y aunque el desierto era un lugar árido y peligroso también contaba con un enorme valor para los egipcios, ya que en él se podían encontrar importantes recursos naturales como el oro, la amatista y la turquesa.

La tradición nos indica que fue en Naqada, en el Alto Egipto, el lugar de su violento nacimiento de la diosa del firmamento Nut.

Set se representaba con forma de un animal que no puede identificarse de manera concluyente: tenía un largo morro curvado, orejas rectas y agujereadas. En ocasiones se le muestra como un hombre con la cabeza de este animal. Es posible que este animal perteneciera a una especie ya extinta, es más probable que fuese inventado para presentaron la apariencia desconcertante de una deidad asociada a las dificultades y a la esterilidad. Sed también podría ser representado como un cerdo, un burro o de un hipopótamo.

ISIS
Esta diosa es una de las más conocidas actualmente de la mitología egipcia. Al igual que Hathor, Isis es una diosa Madre identificada principalmente como madre del dios halcón, Horus, y por extensión, la del faraón. La imagen de Horus mamando de las ubres de Isis se asemeja al icono cristiano de la madre con el niño.

Isis tiende a representarse como una mujer con un trono, o un disco solar entre cuernos de vaca sobre su cabeza. En ocasiones se consideraba la personificación del trono: el jeroglífico de su nombre es la imagen de un trono, y su brazo llegó a ser visto como el trono de Egipto. También se representaba frecuentemente con unas enormes alas protectoras. Esta diosa formaba parte de la Enéada de Heliópolis, era consorte de Osiris y madre de Horus. Aparecer en la triada de dioses adorados en Abidos. Su centro de culto más conocido estaba en la isla de Philae en la frontera sur de Egipto, cerca de Asuán. Estaba especialmente relacionada con la magia. Su habilidad para curar y transformarse en lo que deseara se hace evidente en los mitos que persisten sobre ella. Dos importantes manifestaciones de esa diosa eran la gran cerda blanca de Heliópolis, y la Isis-vaca que dio a luz al sagrado buey Apis de Memphis. Su creencia se extendió más allá de Egipto, hacia Siria, Palestina, Grecia y a través de todo el Imperio Romano y fue adorada hasta bien entrados los tiempos cristianos. Fue El emperador Justiniano en el año 535 , cuando clausuró el templo de Philae , el último vestigio activo oficial, de la religión de los antiguos dioses egipcios.

Sin Duda hay que recalcar la importancia de esta Diosa . Heródoto identificó a Isis con las diosas griegas y romana de la agricultura, Deméter y Ceres.

ANUBIS
Era un dios ligado con la muerte, dios del embalsamiento y las tumbas. Se trata de una deidad antiquísima, ya a comienzos del Imperio Antiguo los egipcios le dirigían las plegarias por la supervivencia de los muertos en la otra vida antes que el gran Osiris se elevara como dios de los muertos. Anubis continuó ayudando en el juicio de los muertos y acompañaba a los difuntos al trono de Osiris para el ritual del peso del corazón. Anubis era representado como un hombre con cabeza de chacal.

Los sacerdotes que preparaban los cuerpos para los entierros y dirigían las ceremonias funerarias imitaban al dios llevando máscaras de chacal. Dado que los chacales eran los carroñeros más comunes en las necrópolis egipcias.

NEFTIS
Esta diosa se considera madre del dios cabeza chacal del embalsamiento, Anubis, como resultado de su unión con Osiris.

Era hermana de Isis, Osiris y Set (del que se pensaba que también era consorte), según parece era una ayudante de su hermana Isis. Era representada normalmente con forma humana pero también podía representarse como un milano. Su nombre significa “señora de la mansión”, y su tocado consistía en el jeroglífico de su epíteto, es decir: una cesta sobre los muros de una gran casa. Esta deidad estaba asociada con la cabeza los difuntos o con el ataúd. Como hemos dicho anteriormente, también se encargará de la protección de los vasos canopes. Protegía al hijo de Horus con cabeza de babuino, Hapi, que a cambio cuidaba de los pulmones de los difuntos.

2.¿Por qué es importante el mito de Osiris para la historia de Egipto?

-Se realiza la primera momificación conocida en este mito.

-Se convierte en una fuente de inspiración para dar fuerza al Incesto entre la familia real.

– Una razón de su popularidad es el significado religioso principal del mito, que implica que cualquier muerto puede alcanzar un más allá grato.

3.El mito de Osiris

De los Hijos del dios Ra, El aire y la Humedad (Shu y Tefnut), nacieron dos divinidades que eran (Geb, el dios de la tierra) y Nut, la diosa del cielo. Estos dos engendraron cuatro Osiris, Isis, Seth y Nefthis. Osiris y sus hermanas Isis y Nefthis representaban el bien, mientras Seth representaba el mal. Osiris al ser hijo mayor y favorito de los dioses, reinaba en la tierra, enseñando a los humanos, la agricultura, la escritura y la civilización. Estamos hablando de una época anterior a la llegada de Osiris , asaltada por una gran confusión, la guerra y el canibalismo parecían estar a la orden del día .Pero la llegada de Osiris supuso un cambio positivo para la civilización. Según la leyenda se convirtió en rey del pueblo del Delta Busiris , pero no tardó mucho en llegar a ser rey de todo Kemit. Su objetivo era enseñar a la población a cultivar la tierra, cumplir leyes y adorar a los dioses. Por lo tanto estamos hablando de un supuesto inicio mítico del paso de una sociedad nómada cazadora y recolectora , a una sociedad Sedentaria basada en la agricultura y ganadería .

Según nos cuenta la leyenda, el orden estaba claramente establecido en el País cuando Osiris decidió salir de viaje , y su malvado hermano Sed aprovechó la oportunidad para reunir a 72 conspiradores, planeando la traición. El número 72 es importante dentro del sincretismo egipcio. En el libro de los muertos, RA posee 72 nombres; los judeocristianos suponen que Dios también los tiene. A la vuelta de Osiris , celebraron una fiesta , donde Sed Sugirió que los invitados jugaran a un juego , el cual consistía en ver quién cabía dentro de un gran arcón. Cuando llegó el turno de Osiris , se metió en el arcón, pudiendo comprobar que era de su medida, una medida sospechosamente perfecta para él. Así que uno de los conspiradores se adelantó y cerró la tapa, atrapando a Osiris en su interior . Incapaz de liberarse, el soberano, murió. Llegándose a convertir en rey de los muertos en la otra vida.

Pero la historia del mito acaba de comenzar, el arcón con el cuerpo sin vida de Osiris, fue lanzado a las aguas , donde flotó y flotó hasta llegar al puerto libanes de Byblos , para finalmente descansar entre las raíces de un árbol. Tragado por el árbol, el arcón pasó a formar parte de su tronco como pro arte de  magia . El árbol fue cortado y se convirtió en el pilar del gobernante de Byblos. Mientras tanto Isis, la esposa de Osiris , ponía todo su empeño en recuperar el cuerpo de su amado marido para darle sepultura de acuerdo a las costumbres egipcias. En su periplo, llegó a Byblos , donde hizo amistad con un grupo de sirvientas de la reina del lugar Pudiendo de esta manera acceder al palacio, donde la Reina Astarte, al ver las cualidades de la enigmática desconocida, le confió el cuidado de uno de sus hijos. Finalmente, Isis reveló a la reina su autentica identidad y cometido, pidiendo entre lágrimas y con gran pena que le diera aquel pilar magnífico de su palacio, pues contenía el cofre con el cuerpo de Osiris. La reina Astarté , accedió , abrieron al tronco y efectivamente un cofre con los restos de Osiris .Isis partió de nuevo hacia Egipto, dejando de esta manera mítica una veneración especial en Biblos hacia ISis y Osiris y durante muchos años el tronco del tamarindo que había contenido los restos de Osiris. El mito nos explica que en un descuido de Isis, el Malvado Set estando de caza, encontró el cofre con los restos de Osiris , lo abrió y despedazó el cuerpo de su hermano en catorce trozos , esparciéndolos por todo Egipto. De esta manera se aseguraba tranquilidad en el trono de Egipto . Al regreso de Isis, la Diosa contemplo desolada lo que había sucedido con su marido y hermano Pero, no se rindió y comenzó una nueva búsqueda sin tregua de los trozos del cuerpo de Osiris. Pero en ésta nueva búsqueda, se unió NEFTIS  y en muchas versiones aparece ANUBIS

Considerado como inventar del primer embalsamiento Cuando Isis encontraba trozos del cadáver, levantaba un sepulcro para señalar el lugar , y ésta es la razón por la que en Egipto se hallan tantas tumbas de Osiris. La fiel esposa Isis resucitó a su marido en Abydos (Primer templo de la historia), y ahí concibió a su hijo Horus. Isis Tuvo que refugiarse en la isla de Philae (Segundo templo de la historia) para proteger y criar a su hijo. Horus creció, desafió a su tío y le venció en Edfu (Tercer templo de la historia. Horus Reinando sobre Egipto y dios sobre la tierra, se esposó con Hathor cuya morada era en Dendera (cuarto templo de la historia).

Poco a poco Isis fue recuperando cada uno de los trozos del cuerpo, envolviéndolos en cera aromatizada, y en cada lugar donde apareció un trozo, Isis entregó a los sacerdotes la figura, obligándoles a jurar que le darían sepultura y venerarían, además de consagrarle el animal que ellos mismos decidiesen al que venerarían con los mismos honores en vida, cuando muriese y tras su muerte. Sólo un pedazo quedó por recuperar, el miembro viril, comido por  el oxirrinco, especie que quedó maldita a partir de ese momento,  y nunca más ningún egipcio tocaría o comería pez de esta clase (estas especies inspiraban terror a los egipcios). Isis reconstruyó el cuerpo con la ayuda de Anubis, Y es aquí donde hay una gran variación según la versión sobre el mito, ya que para Plutarco ,HOrus ya había nacido antes del asesinato de su padre, Osiris, pero según otras versiones, y otras pistas, como la que podemos encontrar en la capilla de Sokar, en el templo construido por el rey Seti I( 1294-1279 ac), en Abidos , contiene relieves que Horus no había nacido antes de los hechos que hemos comentado anteriormente.

Así pues algunas versiones , nos cuentan que Isis , lloró tan amargamente por no encontrar el Pene…que creó la primera crecida el Nilo, produciendo la primera inundación que cubrió las tierras cultivables durante semanas , es por ello que desde entonces , las crecidas del Nilo se atribuyen al llanto de Isis y representa la resurrección de Osiris. Es más , el Llanto de Osiris y Neftis , se hizo imprescindible posteriormente para que el alma de cualquier difunto pudiera encontrar a Osiris en el más allá y ser juzgado mediante una balanza sostenida por Anubis donde el peso del corazón debía ser menos que el de una pluma colocado en el otro platillo , para demostrar que estaban en derecho de hallar la vida eterna. Esta tradición es otra de las que Egipto impregna al resto de culturas e incluso hasta hace muy poquito lo hemos podido ver en nuestros pueblos, estamos hablando del llanto de dos o más plañideras , que llorando imploraban misericordia a los dioses de cada cultura , para que el difunto encontrara el camino y pudiera ser juzgado pero gracias a su poder construyó un falo artificial , algunas versiones nos dicen que de Oro , otras de arcilla , y que se lo incrustó a su marido fallecido para completar el cuerpo. Esta versión nos sigue diciendo que Isis convertida en un Mirlo, sobrevolando el pene ahora erecto y mágico de Osiris , Ocurriendo  una fecundación y el posterior nacimiento de Horus  ya que Isis con su magia, pudo devolver la vida durante una noche a su amado. Al día siguiente, el cuerpo de Osiris regresó al mundo de la muerte pero su divinidad inmortal vivió para siempre.

Sin duda esta versión recuerda mucho a la que posteriormente el cristianismo adoptó para la fecundación precisamente por parte del espíritu Santo en forma de paloma de la Virgen María, y esto no es casualidad, algunos expertos han vinculado a Isis con la virgen María , a Horus con Jesucristo y a Osiris con el Dios Cristiano.
En la resurrección de Osiris vieron los egipcios la promesa de su vida eterna, como la ven los cristianos en la de Cristo. Así definitivamente Osiris pudo vivir, pero en el otro mundo, donde  se proclamó Dios y rey de los muertos dejando a su hijo Horus ( el bien )  a su madre Isis, en una cruenta batalla por el trono de Egipto contra Set.

3. La momificación.

La momificación era un proceso que solía durar unos 70 días, la misma duración que la estrella Shotis (o Sirio) tardaba en salir de nuevo por el horizonte tras desaparecer previamente por él .Sólo los pudientes de la época podían acceder a la momificación debido a su alto coste.

El proceso de momificar comenzaba a los dos o tres días del fallecimiento, entonces el cuerpo era levado a los momificadores, se colocaba al difunto sobre una mesa semejante a las que utilizan actualmente para realizar autopsias (con otros materiales, claro). Allí se lavaba el cuerpo y se extraía el cerebro con una técnica algo escabrosa pero efectiva para no mutilar el cuerpo, con un hierro largo utilizado como elemento médico, se introducía en las fosas nasales hasta el fondo, hasta llegar al cerebro, una vez allí se daba vueltas al hierro logrando que el cerebro se envolviera en el hierro, pudiendo proceder a su extracción por las fosas nasales, respetando así la integridad del cuerpo. Después eran extraídos con diferentes técnicas y siempre intentando profanar lo mínimo al difunto, el estómago, los intestinos, los pulmones y el hígado, todos órganos internos de fácil putrefacción, que eran envueltos en un paño de lino y se introducían dentro de cuatro vasos canopos bajo la protección de cuatro dioses, llamados “hijos de Horus” que eran representados en los mismos vasos.

El corazón se dejaba dentro del cuerpo porque no debía separarse de su cuerpo, pues era el lugar donde según los egipcios residían los sentimientos, la conciencia y la vida. Seguidamente el cuerpo era cubierto con natrón, una especie de sal que lo desecaba. Este tratamiento duraba entre 35 y 40 días, de forma que el cuerpo al estar completamente deshidratado ya no se descomponía. Era rellenado de serrín, hierbas o especias, Después lo cosían, lo lavaban y ungían con bálsamos aromáticos. Finalmente el cuerpo era envuelto en vendas de lino impregnadas a veces en resina, mediante rituales ancestrales. El resultado, realmente asombroso, miles de años después de su fallecimiento, encontramos los rasgos, piel, pelo y otros detalles del momificado o momificada.

Si queréis conocer más, podéis escuchar la sección “Más Allá de la historia” que dedicamos a este importante mito:

Descarga el audio aquí.

 

 
 
 
 
Cristóbal Martínez
Licenciado en Historia

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.