La saga Silent Hill tiene mucho de familiar para los que tenemos un afán de saber por lo desconocido. Para cualquier persona, esta saga es simplemente una serie de juegos hechos para pasar un mal rato, que lo pasas, pero para alguien como nosotros, es algo más… Todo empieza con datos que a la gente no se daría cuenta, como el simple hecho de introducir a partir de la segunda parte del juego, el White Noise (ruido blanco), aparte de dejar al jugador en tensión en todo momento, es una analogía a las investigaciones y al hecho de la conexión de “otros mundos” (ya sean paralelos o dimensionales) en referencia al ruido blanco y la vía de comunicación que se crea con él.

Ese ruido, esas músicas, serían suficientes para meterte de lleno en el miedo de Silent Hill, pero hay algo más que hace que Silent Hill te deje en tensión todo el rato.. y o son los entes o monstruos que puedas encontrar, sino la cámara, esas escenas con esos enfoques, que te dejan ver lo justo para ponerte más nervioso, hacen que no tengas ningún momento de respiro y de tranquilidad…

Aparte de lo que la música y demás nos puede hacernos sentir, que es mucho (y a más de la mitad ya nos gustaría en algunos momentos quitar esa música) y de las influencias a las obras de David Linch, Kubrick, Jodorowski y seguramente algo de Lovercraft… Hay algo que hace que esta saga sea verosímil al menos para los “creyentes de lo oculto”. La historia del pueblo de Silent Hill empieza como suele ser habitual en un poblado indio nativo americano, el cual realizaba rituales oscuros a sus dioses. Ahí mismo los indios fueron aniquilados y los conquistadores erigieron ahí un poblado, del cual solo se le conocía las muertes por enfermedades… más tarde el pueblo después de ser abandonado volvió a ser poblado siendo una ciudad penal… para después volver a ser poblada esta vez por mineros, aunque volvió a retener delincuentes durante la guerra civil americana, siendo una prisión para prisioneros de guerra… De esto se desprende que ahí solo se podía juntar malas vibraciones, energía oscura y todo lo malo que cualquier creyente se pueda imaginar. Si a esto se le suma que años más tarde Silent Hill fue reconvertida en una ciudad turística y ahí varios cultos oraban toda clase de seres y engendros… practicando la necromancia, sacrificios humanos, ni el más escéptico de nosotros podría negar que ahí algo se debería formar y nada bueno.

TAMBIÉN PUEDES LEER  Blog: Poema Nocturno Plateado

Cualquiera que juegue a Silent Hill se dará cuenta que entra no en un pueblo, sino en un mundo totalmente oscuro y tenebroso, para todos aquellos que amamos los misterios, jugar a este juego es como vivir la peor pesadilla que nos podría pasar, dar el paso definitivo al otro lado y no por la parte buena, que todos buscamos, sino encontrar todo el mal que hay ahí. El sábado pasado durante la investigación de Marmellar para Solomisterios, tuve la sensación de que ese podría ser el día que pasase eso… dar el paso a un mundo oscuro en un poblado lleno de historias de muertes, fantasmas, rituales… y sobretodo, niebla… mucha niebla… fue algo motivador a la par de terrorífico, pero ya no había marcha atrás…

Escrito por:
Pedro Vallespín
pvallespin@gmail.com
 
 
 
Compartir

Pablo López es Graphic Design & Social Media y WordPress Senior en ClickOnline360 . Técnico en transporte sanitario, Máster en marketing digital y estudiante de egiptología ha realizado trabajos para los escritores y editoriales más importantes del país. Director, presentador, editor de sonido y diseñador web es el creador e impulsor del programa.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí