El Observatorio de Arecibo, un enorme radiotelescopio construido dentro de un sumidero puertorriqueño, es conocido por sus esfuerzos a la hora de buscar señales de radio extraterrestres -sin que esto quiera decir que estén buscando vida alienígena propiamente dicho-.

Pero también es una poderosa estación de radar que puede se utiliza para detectar objetos circulando a través del espacio y filmarlos mediante ultrasonidos para poder llevar un control sobre éstos mismos.

Y eso es lo que ocurrió este pasado domingo, Arecibo empezó a registrar un eco de un extraño y gigantesco objeto y estuvo grabando sus movimientos. Cuando observaron los resultados encontraron una impresionante secuencia de vídeos de un asteroide de rápido movimiento llamado 2015 BN509.

Lo que se observa en las imágenes es una roca espacial con el aspecto de un cacahuete gigante dando vueltas en la inmensidad de la nada.

Basta con verlo a través estos GIF’s animados:

Y aquí podemos observar una visión aún más cercana de dicho objeto espacial:

No sólo es grande, unos 200 metros de ancho por 400 metros de largo –más alto que el Empire State Building en Nueva York– la NASA también lo ha considerado “potencialmente peligroso”, es decir, su órbita a través del espacio podría un día llevarlo a aplastar a la Tierra.

Ed Rivera-Valentín, científico planetario de la Universities Space Research Association que estudia los datos de Arecibo, dijo a Business Insider en un correo electrónico que el asteroide 2015 BN509 voló por tierra a principios de esta semana a una velocidad de unos 70.500 kilómetros por hora.

“La forma del cacahuete proviene del hecho de que es un binario de contacto”, dijo Rivera-Valentín, “donde las dos partes no pudieron orbitar con éxito y cayeron juntos”.

Añadió que los binarios de contacto (o los asteroides en forma de cacahuete, si se prefiere) son realmente bastante comunes, aproximadamente una de cada seis rocas espaciales se clasifican como tal.

Lo que es menos típico de 2015 BN509, que los astrónomos descubrieron en 2005, es lo cerca que está de la zona de órbita de la Tierra. El objeto acaba de acercarse a nuestro planeta a una distancia incómoda cerca de 14 veces la distancia entre la Tierra y la Luna:

Diagrama orbital del asteroide cerca de la Tierra 2015 BN509. NASA / JPL-Caltech. Fuente: NASA

Rivera-Valentín dijo que es vital hacer grabaciones de objetos cercanos a la Tierra mientras atraviesan nuestro vecindario, ya que siempre hay un buen grado de incertidumbre sobre sus caminos futuros, al menos después de que los telescopios ópticos los detecten por primera vez.

“Arecibo va más allá de actuar como adivino, podemos caracterizar estos objetos”, dijo. “Podemos estudiar su tamaño, forma, estado de giro, composición y geología cercana a la superficie”.

El objetivo final es alimentar estos datos a simulaciones avanzadas y estimar cuán grande es la amenaza que representa una especie de roca espacial peligrosa para la humanidad.

“Los datos de Arecibo pueden ser utilizados por la NASA para informar a una misión de defensa planetaria”, dijo, señalando que las observaciones de Arecibo de 2015 BN509 continuarán hasta el 10 de febrero.

Una misión de “defensa planetaria” puede sonar como la trama de un éxito de taquilla de ciencia ficción, pero la NASA trata siempre de forma seria el control y forma de hacer frente a estos asteroides potencialmente peligrosos. La agencia espacial incluso tiene un mandato del Congreso para encontrar el 90% de un estimado de 300.000 NEOs lo suficientemente grande como para borrar una gran ciudad del mapa.

Este tipo de rocas espaciales que son capaces de tal devastación pasan muy cerca de nosotros con frecuencia preocupante. Sin embargo, la NASA recientemente (y por tercera vez) rechazó NEOCam, un poderoso telescopio espacial de caza de asteroides que podría ayudar a hacer el trabajo.

Funcionarios de la NASA dijeron a Businnes Insider en una entrevista que tienen intención de financiar la misión de NEOCam, aunque sólo parcialmente hasta 2017. Presumiblemente el tiempo suficiente para localizar la financiación completa de la misión, y un cohete para lanzarlo.

“El proyecto NEOCAM está trabajando para identificar las actividades que podrían realizarse este año para reducir el riesgo técnico, de planificación y de costo de una misión futura”, dijo David Schurr, subdirector del programa de ciencia planetaria de la NASA.

FuenteIFLSciencie
Compartir
Pablo López es Graphic Design & Social Media y WordPress Senior en ClickOnline360 . Técnico en transporte sanitario, Máster en marketing digital y estudiante de egiptología ha realizado trabajos para los escritores y editoriales más importantes del país. Director, presentador, editor de sonido y diseñador web es el creador e impulsor del programa.

Deja un comentario