Este titulo no es más que una realidad, al menos para mi. Hace tiempo, mucho antes de iniciarme en esto de la radio, escuche un programa que hablaba sobre este asunto, el sexto sentido que tienen los animales a la percepción de momentos o situaciones que no podemos llegar a entender.

Los que me conocen saben que no es habitual en mi, pero en este caso voy a hacer un artículo diferente y sólo por esta vez, voy a hacer un texto muy personal contando mis propias experiencias.

Lamentablemente a estas alturas ya conocéis todos el caso del ya, por desgracia famoso, Asesino Knino, si no es así, buscar en cualquier sitio de Internet y podréis saber mas sobre este salvaje que mutiló a un pobre cachorro y lo grabó para después publicarlo en YouTube y reírse de todas las personas que escribían poniendo a parir el vídeo.

Yo no voy a darle mas publicidad a ese despojo de la sociedad más de lo que no se merece, pero si quiero deciros que este caso ha sido principal para que me decidiera a escribir esta historia. Si algo tengo claro en mi vida es que los animales tienen algo en su interior que los hace especiales, no sé si son sentimientos, instinto o supervivencia, pero lo que esta claro es que a mi cada mañana dos seres angelicales me despiertan con aullidos, un juguete en la boca y una cantidad de lametazos que no creo que sean síntomas de otra cosa que no sean sentimientos.

En este escrito solo hablare de los perros, por que es el caso más cercano a mí y del que más conocimiento tengo, pero estoy seguro que todo lo que yo diga puede ser transmitido a cualquier tipo de animal.

Hace tiempo aparecía un estudio que se ha realizado sobre estos animales, decía que los perros saben el momento exacto en el que sus dueños salen dirección a su casa. La historia era de un señor que iniciaba su vuelta a casa de un largo viaje, mientras estaba esperando un avión en el aeropuerto de Madrid para ir destino Barcelona, recibe una llamada de su mujer afirmando que él ya estaba de vuelta, y que lo sabía gracias a su perro que empezó a hacer los típicos movimientos que realizaba cuando alguien estaba entrando en casa. Después de esta llamada, este señor cogió el vuelo, mientras su mujer comentaba que el perro de la familia se quedo sentado en la puerta todo el tiempo, moviendo la cola, con la lengua fuera y con una inmensa cara de alegría, como si supiese en todo momento que tarde o temprano su dueño entraría por aquella puerta.

A pesar de que había estado una semana fuera, el animal nunca hizo ese gesto hasta ese día, tampoco pudo escucharlo ya que con su mujer había hablado mediante SMS para informarle que ya salía para el domicilio, con la salvedad de la llamada que realizó cuando el perro ya estaba con ese estado alterado de alegría. Su amigo estuvo sentado en la puerta esperando más de una hora y media, hasta que pudo ver llegar por esa puerta tan ansiado tesoro. Cuenta la familia que estuvo horas festejando aquella llegada, y que la emoción fue tan grande que el pobre se llegaba a hacer pipí en la casa. A pesar de las regañinas seguía moviendo la cola, en ese momento ese perro era uno de los animales mas felices de este planeta.

Cuando yo escuchaba esto, como buen ser humano que creo ser, se me esbozo una sonrisa en la cara imaginando la situación, luego pensé que ya se sabe que en la radio y la televisión se exagera mucho y que seguro que no era para tanto.

Unos meses después llego a mi casa Ayud, Un enano blanco que es la alegría de nuestros corazones, y después nuestra pequeña Niobe, dos perros Golden Retriever que me han devuelto la inocencia que un día pensaba perdida. Con el paso del tiempo pude comprobar que aquella historia que había escuchado casi un año antes, era completamente cierta.

Mi mujer trabajaba a varios kilómetros de casa y solía llegar más tarde que yo, entonces me di cuenta que daba igual a la hora que finalizara el turno ella, siempre 15 o 20 minutos antes de que llegara a casa, Ayud y Niobe se sentaban en la puerta, normalmente con un juguete en la boca, un pijama o unos calcetines, o unos…. Vaya lo que se le ocurra. Y esperaban pacientemente a que ella llegara. A veces incluso me sorprendía por que yo sabía que ese día llegaría mucho más tarde de lo habitual o al revés mucho mas pronto, pero no importaba, sabían exactamente el momento que ella tomaba el camino a casa. El “problema” es cuando llega a casa su “mama”, dos bestias de 40 kilos de alegría corriendo por la casa, moviendo la cola, cogiendo todo con la boca, es un espectáculo, pero una muestra de que es completamente cierto, saben cuando vas a llegar a casa, saben el momento exacto en el que tu caminar es en dirección al hogar, y sienten la misma alegría por verte día a día por el resto de sus vidas. Por cierto Ayud y Niobe también se les ha escapado en alguna ocasión el pipí de la alegría.

Una historia emocionante, Canelo.

La Historia de Canelo en la prensa

Canelo tendría que ser admitido por la Real Academia de la Lengua Española como sinónimo de  fidelidad, amor y esperanza. Canelo era un perrito gaditano que acudía felizmente con su dueño a un centro médico ya que este hacía tratamiento de Diálisis, un día si y otro no, un tratamiento bastante duro y pesado que en muchas ocasiones pesa como un losa sobre los que lo padecen.

Pero este amigo siempre estaba acompañado de Canelo mientras duraba el tratamiento, él esperaba paciente en la puerta del centro hasta que su “dueño” volviera con él. Pero un día, su dueño no volvió a salir más y murió mientras hacia su tratamiento. Canelo esperó paciente desconociendo como el infortunio había segado la vida de su mejor amigo. Pasaban las horas, los días, las semanas, y Canelo seguía allí, esperando a alguien que jamás volvería.

Gracias a los trabajadores y vecinos del lugar, Canelo podía alimentarse y asearse, pero claro, lógicamente algo se tenia que hacer con el animal, pues la vida que mantenía allí no era lo suficientemente digna para poder tener una salud favorable y como siempre en estos casos el Ayuntamiento opto por la solución más fácil, llevarlo a la perrera y si no era adoptado en un tiempo estipulado ya se imaginan cual era el fin.

Canelo pasaba el  tiempo en la perrera a la espera de un hogar que nunca llegaba, pero cuando estaba a punto de que lo sacrificaran, el clamor popular hizo que le dejaran en libertad y finalmente fue adoptado por una ONG de animales. Canelo aprovechó un momento de despiste y cruzó toda la ciudad para volver  a aquel centro médico dónde esperaría a su dueño nuevamente. Un día, Canelo murió, un accidente lo devolvió al lado de la persona por la que estuvo esperando más de 12 años de su vida, para dar fin a una de tantas historias relacionadas con el amor y espera que un animal procesa a sus amigos ya fallecidos.

Por suerte ahora le harán una estatua, una placa de reconocimiento y una calle en su nombre, pero todo eso a él le dará igual, por que ahora más de 12 años después estará con su dueño paseando por los cielos, o el lugar que cada uno crea, sin más preocupación que la de ser feliz como lo había sido antes.

VÍDEO HOMENAJE A CANELO

Es muy difícil seguir escribiendo después de ver este vídeo, la emoción y el sentimiento me hace complicado el entender que en este mundo exista gente mala, gente tan cruel para hacerles el mal a unos animales que se desviven por sus dueños, y por ende y de sobras sabido, que las personas que tienen el valor de maltratar a un animal acaban en la mayoría de ocasiones maltratando humanos o incluso matándolos.

Existen muchas historias y estudios que demuestran que los animales sienten y padecen de un modo similar al de los seres humanos, pero sin duda la mejor manera de conocer y saber si esto es real, es vivirlo en primera persona, así que he pensado mejor dejar la historia aquí, poner una cantidad de enlaces donde ustedes pueden colaborar y ayudar, si quieren claro.

3 Comentarios

  1. Tengo un Pastor Belga que me encontré en la playa hace dos años, cuando todavía era un cachorro de tres meses, aunque tal vez fue él el que me encontró a mi pues desde el mismo momento en que me vio no se ha vuelto a separar de mi lado. Es cierto que sabe cuando voy a llegar a casa (según mis hijos normalmente unos diez minutos antes de llegar yo empieza a lloriquear y a ir hacia la puerta de la calle, sea la hora que sea). Pero también creo que me defiende de amenazas que yo no percibo. Me explico: paseando por la calle, obviamente, siempre nos cruzamos con gente, a veces los ignora, a veces mueve la cola y quiere ir a lamerles (es su forma de demostrar que le caes bien) y otras veces se para y les ladra. Según mi pareja esas personas a las que les ladra tienen algún lado oscuro, son mentirosas o malas personas aunque no se vea a simple vista pero Keko lo detecta y como yo soy su “mami” me defiende de ellas. No sé si será verdad pero lo que sí que es cierto es que me siento muy tranquila cuando Keko está a mi lado. Sé que me defenderá, me protegerá y me querrá durante toda su vida y eso es simplemente maravilloso.

  2. Yo tengo dos testimonios, el primero fue de un Golden labrador que encontre en la calle perdido como de 6 meses luego de un tiempo como al año y medio lo regale a mi mama que tiene una casa con terreno, para que le ayudara a cuidarla. el asunto es que cada vez que yo visitaba a mi mama el perro comensaba a ladrar, maullar con mucha inquietud sin ni siquiera averme visto, y yo tenia que salir al terreno a verlo y darle carino para que se quedara quieto, eso sucedia cada ves que yo hiba a visitar a mi mama, ahi creo que era por el olfato muy avanzado de estos caninos.
    El segundo es de un mastil napolitano que tiene mi suegro, que por varios años este se ponia muy inquieto a ladrar y maullar cuando mi suegro estaba por llegar a su casa, esto no sucedia en horario fijo, por que indistintamente a la que hora que fuera cuando el perro se ponia a ladrar y maullar sin razon aparente, ya la suegra sabia que su esposo estaba cerca, era como si lo olia a kilometros de distacia. eso de verdad que nos sorprendia a todos!!!
    gracias por leer mis comentarios.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.