Muchos habrán escuchado hablar de ella, otros quizá hayáis visto películas o leído algún libro sobre este misterioso lugar, pero lo que algunos desconocen es que todo aquello que saben sobre esta casa, es real, o así nos lo han hecho creer hasta ahora.

Por supuesto la terrible historia de los DeFeo es una historia absolutamente real. Lo que ya nos pone en duda es la historia de los Lutz, que aseguraron vivir fenómenos extraños que les llevaron a abandonar la casa 28 días después de comprarla. Dos familias que vivieron los peores momentos de sus vidas en el 112 de la Ocean Avenue.

LA FAMILIA DEFEO

15 de Noviembre de 1974, Ronald DeFeo, con tan solo 17 años de edad, a las 3 de la madrugada aproximadamente, decidió llevar a cabo su sangriento propósito. Había propinado somníferos en la sopa que cenaron aquella noche a toda su familia, su padre, su madre y todos sus hermanos.

Cuando surgió efecto el ingrediente agregado a consciencia, Ronald fue colocando los cuerpos adormecidos de sus familiares, boca abajo, con los brazos sobre la cara, como si descansaran plácidamente. Ronald, recogió su rifle de caza calibre 35 y se dirigió a la habitación de sus padres, primero fue él, dos disparos que perforaron el cuerpo, luego su madre, sus 3 hermanos, y por último la pequeña Dawn, la única que se despertó con el sonido de los disparos.

Para su desgracia ella, igual que Ronald, no había tomado la sopa y fue consciente en todo momento de lo que había pasado. Incluso se llegó a barajar la posibilidad, según algunas investigaciones, que ella pudo ser cómplice ayudando a asesinar a los miembros de la familia. Quizá, quien sabe si para intentar salvar su propia vida, si que colaboró con él, pero lo que es seguro es que no le serviría de nada, pues su final fue igual que el del resto de sus familiares.

¿Que llevó a Ronald a cometer tal atrocidad? Conozcamos un poco su historia:

Ronal DeFeo

Ronald DeFeo mantenía una pésima relación con su padre, ya que éste sufría cambios bruscos de humor que pagaba habitualmente con su mujer e hijos. Ronald con el paso del tiempo se fue convirtiendo en un chico solitario que también comenzaría a sufrir cambios repentinos de carácter e incluso ataques repentinos de agresividad. Sus padres para evitar que esto ocurriera empezaron a cumplir todos sus caprichos dándole cantidades ingentes de dinero para la edad que él tenía en aquel momento.

Todo ello hizo que Ronald comenzara a tomar LSD, Heroína y más sustancias que le ayudarían a convertirse en una persona violenta hasta el punto de crear un grupo de vándalos que él mismo lideraría. Sus padres lo sacaron del colegio a los 17 años, lo llevaron a psicólogos y psiquiatras pero ninguno consiguió paliar ese carácter. Sus brotes violentos irían a más e incluso llegaría a agredir a los propios médicos.

Ronald DeFeo

Explican testimonios de la época que Ronald llegó a una fiesta y en un momento dado sacó un rifle, apuntó a una persona a la cara y acto seguido le dijo, “Vaya, te has puesto blanco” para posteriormente marcharse sin más. Los testigos recuerdan esas escenas con amargor ya que a pesar de que nunca pasaba nada, ésta era una práctica habitual con sus amigos. Otra noche, tras una fuerte discusión de sus padres, Ronald cogió nuevamente el rifle y apuntó a su padre, tras varios intentos de convencer que abandonase al idea de disparar y bajase el arma, ocurrió todo lo contrario, Ronald disparó varias veces con la fortuna de que el gatillo quedo enganchado y no pudo ejecutar allí mismo a su padre. En cualquier caso Ronald no desechó la idea de asesinar a su padre y se marcho de la escena jurando que por todo aquello que estaba pasando pagarían todos. En ese momento nadie sabía cuanta razón tendrían sus palabras.

Poco después el chico empezó a realizar todo tipo de ritos satánicos en un cuarto que, extrañamente, no aparecía en los planos de la casa y que estaba situado en la parte de atrás de una alacena. Ronald se encerraba con perros, gatos, cerdos y todo tipo de animales para realizar todo tipo de sacrificios. Después con la sangre de éstos pintaba las paredes de este pequeño cuarto, hasta tal punto que cuando finalizaron las investigaciones, el cuarto fue denominado por las autoridades como la habitación “roja”.

Ronald empezó a necesitar más cantidades de dinero, ya que con lo que recaudaba de sus padres no le llegaba para el nivel de vida que se estaba creando, y tomó la decisión de robar los ingresos de la empresa familiar para la que trabajaba en ese momento, que era propiedad de su abuelo. Decidió no ingresar el dinero en el banco alegando que le habían robado unos ladrones. En la posterior investigación los datos que contaba no concordaban con lo que había pasado realmente y lo detuvieron, pero pocos días después sería puesto en libertad ya que su abuelo retiró la demanda dado que se trataba de su nieto.

Lo que es el destino, tan solo unos días después de haber cometido este delito y ser puesto en libertad, Ronald llevó a cabo lo que el denomino como “su plan”, y realizo una de las mayores masacres jamás vistas hasta la fecha.

La noche del homicidio

Volvemos nuevamente al día de la masacre ya perpetrada por Ronald. Después de disparar a toda su familia, salió a trabajar como todos los días, con la diferencia de que este día salió antes de hora. Al llegar dijo que era por que no podía dormir y prefería ir adelantando trabajo, y así, de paso, poder organizarse una coartada.LAS_VC~1 Durante la mañana Ronald realizó varias llamadas, una de ellas fue para quedar a comer con su novia y así alegar que había estado muchas horas fuera de casa. Las otras llamadas las realizó a su propia casa a sabiendas de que nadie le cogería nunca el teléfono. Otra de esas llamadas la realizó a un amigo suyo para quedar en un bar cercano después de comer. Bobby, que era como se llama el amigo, aceptó y le dijo que si sabia algo de su familia ya que había ido a dejarles el periódico como cada día y a pesar de ver que estaban todos los coches aparcados en la puerta nadie le había abierto ni contestado al timbre. Cuando Ronald y Bobby se encuentran en el bar a la hora y lugar citados, Ronald simula estar nervioso y preocupado por que dice que ha estado en su casa también preocupado por lo que le había comentado su amigo anteriormente, y que, como no tenía llaves, no había podido entrar. Los dos se dirigieron a su casa, y Ronald finalmente se coló por una ventana, al cabo de unos minutos salió horrorizado como si todo aquello no lo hubiera hecho él, volvió corriendo al bar donde pidió ayuda y gritando dijo, “he matado a mi familia”. Otro amigo de Ronald, Joe, se apresuró a la casa también y al ver la esperpéntica escena llamó a la policía y relató los hechos que jamás podría volver a quitarse de su cabeza.

Ronald fue interrogado y él intentó dar la versión de los hechos que él mismo se había ingeniado para no delatarse como autor material de los crímenes, pero, poco a poco, y a cada pregunta que respondía se le iba desmoronando el castillo de naipes que tenía en su cabeza, hasta que finalmente confesó los crímenes y la autoría de estos. Las primeras hipótesis barajaban que los crímenes los había realizado por ese anhelo de dinero que tenía Ronald, ya que su familia tenía un seguro valorado en más de 200.000 dólares, además  de la cuantía desconocida que guardaba su padre en la caja fuerte, que para Ronald no era nada desdeñable.

Durante los juicios, Ronald amparado por su novia, empezó a explicar que en aquella casa ocurrían fenómenos paranormales, que el mal vivía en su interior y quizás la más aterradora, afirmaba que alguien le hablaba, no dentro de su interior, sino desde fuera. Siempre decía que notaba la presencia de alguien y ese alguien le daba órdenes.

Tras el juicio realizado con jurado popular, se le acusó de asesinato y le impusieron la mayor pena del estado de Nueva York, cadena perpetua, 25 años por cada asesinato, pena que sigue cumpliendo actualmente en una prisión de alta seguridad de los Estados Unidos.

LA FAMILIA LUTZ

Pero aunque parezca increíble, la historia de la casa mansión de Amityville no acaba aquí y como todo buen relato o película de misterios tiene su segunda parte. Una segunda parte que tiene muchos detractores que acusan a la familia Lutz de fraude, pero también muchos que creen que lo que vivieron allí dentro durante 28 días fue un auténtico fenómeno paranormal.

Siempre según lo que narró el matrimonio George y Kathy Lutz, los siguientes habitantes de la vivienda, la adquirieron poco después de los juicios a Ronald. Pagaron por ella unos 80.000 dólares, un precio razonablemente más barato del mercado de entonces.

En la entrada de la casa un cartel decía “Grandes esperanzas” pero la realidad sería bien diferente. Pocos días después de realizar la mudanza, Kathy le comentó a su marido que en esa casa estaban pasando cosas extrañas, que sentía que la observaban. Dada la religiosidad de ella le pidió a George que se pusiera en contacto con algún sacerdote para hacer una bendición de la vivienda, algo que no es tan raro en Estados Unidos. George se puso en contacto con el Padre Pecoraro, que rápidamente realizó el rito de la bendición de la mansión como le había pedido Kathy. Durante su estancia en la casa, el padre encargado de dicha bendición diría en entrevistas posteriores que sintió un frío extraño y duro cuando subió a la habitación de matrimonio y allí escuchó tres golpes que no tenían ninguna procedencia, también asegura que cuando estaba en el comedor escuchó una voz rotunda y fantasmagórica que le decía “fuera de aquí”.

La historia continuó con un creciente y continuo fenómeno Poltergeist hasta el punto que George tuvo que dejar de trabajar para acompañar a Kathy porque decía que no podía más con lo que estaba pasando allí. George aprovechaba el día para cortar leña, decía que sentía un frio tremendo que los demás en la casa no sentían. La hija menor del matrimonio, Melissa, decía que veía a un niño en su habitación que se llamaba John y que era de su misma edad. Aseguraba también que el chico era el que había matado a toda su familia en esa casa se parecía al padre de Melissa, según el testimonio de los Lutz, John era uno de los hijos del matrimonio asesinado anteriormente. Todos los días a las 3.15 de la madrugada se despertaba George y se sentía tremendamente inquieto, una noche salió de la casa para tomar el fresco e intentar relajarse, al mirar al cielo y ver el estrellado cielo, observó que la habitación de una de sus hijas estaba iluminada por lo que le llamó la atención y continuó mirando para ver si era su hija la que figuraba como silueta en la venta, pero el terror llegaría de una forma indescriptible cuando observó como una cabeza de cerdo con los ojos rojos le miraba fijamente. Apresurado corrió a la habitación, pero allí no había nadie, tan solo su hija descansando plácidamente, y una mecedora zarandeándose lentamente, pero sin nadie sentada en ella. Tras volver al patio pudo observar unas extrañas pisadas como de pezuñas en la nieve.

TAMBIÉN PUEDES LEER  ¿Qué es la Yihad de la que tanto se habla estos días? Un artículo de Alex Loro

Pasados unos días Kathy estaba en el sótano recogiendo unos enseres, cuando descubrió que había una puerta que ellos desconocían, al entrar, un terrible olor fétido le inundó la vivienda y su sorpresa fue al ver que las paredes estaban pintadas de sangre, había descubierto la ya tristemente famosa “habitación roja”.

Continuaban pasando los días y las horas con extraños y diversos sucesos como enjambres de insectos que aparecían de la nada, sonidos extraños, una música tocada desde el más allá, movimiento de puertas y ventanas, y muchísimas cosas más.  Pero llegaría la noche, a los 28 días de vivir en la casa, Kathy habló con el Padre que había estado en la casa días antes y éste le dijo que no le gustaba esa morada por que él había escuchado voces y vivido fenómenos de extraña índole. Esto, lógicamente, inquietó un poco más de lo habitual a Kathy y cuando se lo dijo a George, éste le intentó quitar importancia al asunto, como hacía siempre, ya que no era tan creyente en estos fenómenos como su mujer. De repente la conversación cambia abruptamente y George empieza a decir “tengo que cortar leña”, Kathy le recrimina que siempre hace lo mismo, que se pasa todo el día cortando leña y que ya había suficiente, George responde con una voz mucho mas grave de lo habitual, “tengo que cortar leña”, Kathy le dice que no se enfade y que haga lo que tenga que hacer, y George con una voz prácticamente espectral le dice, “tengo que cortar leña”, Kathy asustada zarandea a George que vuelve en sí de ese extraño trance en el que se había sumergido y continua hablando de lo anterior como si no hubiera pasado nada, Kathy le explica lo que ha pasado y George propone ir a dormir que están muy cansados.

Kathy ya en la cama ve horrorizada como la puerta se cierra y se abre constantemente sola, hasta que grita de miedo y George se despierta espantado e intenta tranquilizarla, pasados unos minutos logran conciliar el sueño nuevamente, pero como era de esperar, este se vería perturbado, George se despierta y observa anonadado a su mujer, en la oscuridad de la noche levitando encima de la cama y completamente envejecida, como si de Reegan la niña de la película El Exorcista se tratara. Tras caer a plomo nuevamente en la cama y recuperar su estado normal, Kathy y George empezaron a escuchar un grito claro y conciso, “fuera de aquí” repetidas veces. Tras esto, saltaron de la cama, y corrieron a recoger a sus hijos, la sorpresa fue verlos completamente vestidos y listos para marchar, mirando fijamente a una pared sin decir absolutamente nada. Tras recogerlos, bajaron las escaleras, salieron de la casa, y allí encontraron una figura espectral que se acercaba a ellos de manera muy rápida, corrieron sin mirar atrás, salieron por la puerta y cuando el coche arrancó abandonaron el lugar para no volver jamás.

¿REALIDAD O FICCIÓN?

Como en todas las historias de Parapsicología siempre tenemos personas que creen que ésta historia es un completo fraude, y otras que no, y aquí vamos a ver lo que exponen unos y otros.

FRAUDE O FICCIÓN

Ric Osuna autor del libro “la noche que murieron los DeFeo” publicó una serie de fotografías, que mostraban a una niña, Dawn DeFeo, ya cadáver en su cama, con el ojo morado y un disparo en la cabeza, al parecer esta imagen era falsa ya que según las autoridades Dawn no murió de esa manera y no estaría en esa posición como aparece en la foto. Otra de estas imágenes es una foto del Zapato con sangre que según Osuna había sido tomada en la mansión, pero también se demostró que era falsa, ya que el zócalo que aparece en la foto no existe en toda la casa. El supuesto interés económico de Osuna y la familia Lutz hizo que Osuna mientras escribía el libro “Horror en Amityville, descubriendo la verdad” pactara con la familia Lutz para añadir e inventar su historia de fenómenos anómalos con la intención de acrecentar más aún la venta del libro y la leyenda de la casa encantada para que de este modo su libro tuviese más ventas.

Libro de Ric Osuna

El mismísimo Ronald DeFeo desde la cárcel escribió una carta negando rotundamente cualquier colaboración con Osuna, ya que también se le acusó de colaboración con el escritor,  y en ella lo  trataba de farsante y de que solo quería ganar dinero a costa del caso. El abogado de Ronald también explico durante uno de los juicios, que la familia Lutz había roto el trato que tenían con su cliente, pues al parecer todo había sido planificado desde el principio con la familia Lutz para que Ronald matara a su familia y ellos explicaran esta historia de fantasmas y así poder evitar el encarcelamiento de Ronald además de conseguir una cantidad económica desorbitada contando la historia. Jamás se pudo demostrar que eso fuera verdadero o falso.

Posteriormente William Daley el abogado de la familia Lutz dijo en una entrevista que el Padre que bendijo la casa nunca llegaría realmente a poner un pie sobre esta misma y que el único contacto que tenía con la familia era con George pero siempre por teléfono por el que George le explicaba los  supuestos fenómenos que vivían en la casa, ya que éste había sido el Padre que ofició la boda de George y Kathy.  El propio Padre Pecoraro corroboraría la historia de que nunca había visto nada en aquella casa.

Otra de las teorías que desarticularían la historia es la de las pisadas en la nieve, ya que según los partes meteorológicos de aquellos días no hubo ningún día en el que nevara por la zona, con lo cual nunca pudieron ver esas famosas pisadas de cerdo en la puerta de su casa. Poco después un equipo de investigadores formado por nueve personas, entre ellos Ed y Lorain Warren, afirmaron vivir fenómenos extraños dentro de la casa, pero rápidamente fueron desprestigiados por el Doctor Steven Kaplan, cuando publicó su libro ” la conspiración de Amityville”, aunque la autentica conspiración sería la de este “doctor” ya que al parecer Kaplan empezó a investigar el asunto con la intención de hacer una buena recaudación, como Osuna, y al parecer George Lutz descubrió esto y no llegaron a un buen acuerdo monetario, con lo que Kaplan no pudo volver a investigar en el interior de la casa. Kaplan se declaró a sí mismo como Doctor, y contrató a los Warren para que así ellos investigaran y dijeran que era verdad lo que pasó en esa casa y él poder desmentirlo y crear varios libros que le generaran la riqueza que él tanto buscaba.

También se dice que la casa jamás ha vuelto a estar habitada, y eso no es real, pues tras la marcha la familia Lutz, la vivienda fue adquirida por la familia Cromarty que tuvo que cambiar el número de ésta por la incesante venida de turista que querían ver e investigar en la mansión. Después fue vendida a la familia O´Neill que la estuvo habitando hasta 1997, y en la actualidad vive la familia Wilson. Lo que sí desconocemos es si alguna de estas familias ha sentido o vivido algún tipo de fenomenológica que les haya hecho marcharse o no, pero si es seguro que la casa sigue hoy habitada en contra de lo que se ha dicho siempre.

REALIDAD

Al parecer Los Lutz fueron amenazados por parte de Ronald y su abogado a firmar un contrato conjunto para él poder sacar partido de la historia de la familia, contrato que fue rechazado inmediatamente por parte de los Lutz, de eso vendría después el testimonio que hemos comentado en los juicios.

Al parecer contactaron con Laura Didio que sería la persona encargada de ponerles en contacto con los Warren, recordemos los investigadores que tuvieron oportunidad de investigar en la casa después de la ruptura con Kaplan.  Según los Lutz , Kaplan rabió tanto por perder esta exclusiva que inventó la historia de la conspiración para tumbar a los Warren y la familia Lutz.  Hubo un terrible enfrentamiento entre la unión de Kaplan con Ronald DeFeo y su abogado, contra la familia Lutz, los Warren y Laura Didio, llegando incluso a tener amenazas, denuncias y fuertes peleas verbales entre ellos. El abogado de la familia Lutz decidió contratar a una Médium, que afirmaría que en esa casa ocurrían cosas extrañas. Tomaron fotografías en las que al parecer aparecerían entes y demás sujetos que en la realidad no estaban allí, y finalizó la investigación con la certeza de que esta casa estaba construida sobre un antiguo cementerio indio, por supuesto al afirmar esto no tardaron en empezar la comedia diciendo que eso era el argumento de una película de terror cualquiera de serie B, hasta que estos mismos detractores pudieron comprobar con sus propios ojos que al realizar una excavación apareció una gran cantidad de cadáveres pertenecientes a esta etnia.

Después de todo esto, la familia Lutz se puso en contacto con Jay Anson, un afamado escritor de cine y libros que estaba interesado en contar la historia de ellos. En 1977 salió a la venta el libro que se llamaría “The Amityville Horror” con un subtitulo que dice, una verdadera historia, lo que llevó nuevamente a sus detractores, como Kaplan, a decir que todo lo que se había publicado era falso y pura novela, pero sin quererlo hizo que el libro se disparara aún mas en ventas. El debate que hubo en la calle se podría decir que fue similar al que vivimos hace poco con los libros de Dan Brown, debates, documentales a favor y en contra y un largo etc., hasta el punto que George y Kathy fueron sometidos a un detector de mentiras, que marcaría que contaban la verdad, pero a pesar de esto los detractores decían que el asunto había estado amañando y que el aparato funcionaba mal. Actualmente el debate sigue en la calle y dudo que se llegue a resolver nunca, los Lutz poco después se separaron, y tan solo han concedido una entrevista desde entonces, según ellos el miedo era tal que no querían volver a vivir lo ocurrido allí.

Tras varios intentos por parte de investigadores españoles de obtener algún dato más  tanto de ellos como de sus hijos, siempre han encontrado este silencio. Por desgracia ahora ya, jamás podremos saber lo que vivió este matrimonio con sus tres hijos, Kathy Lutz murió el 17 de Agosto de 2004, y George murió en Las Vegas el 8 de Mayo de 2006 por un padecimiento cardiaco a los 59 años.

En el Ayuntamiento de la ciudad actualmente se puede leer el siguiente texto:

“Lo que sí sucedió, es cierto que seis personas fueron asesinadas y que Ronald DeFeo fue condenado por seis acusaciones de asesinato, es cierto que la Familia Lutz compró la casa de la familia DeFeo y vivió en ella durante veintiocho días. Es cierto que la casa fue, posteriormente, vendida a una familia que vivió allí durante varios años. El único fenómeno “poco natural” que, ellos y los dueños sucesivos, han padecido es la invasión de su propiedad e intimidad por montones de turistas.”

Pablo López
losmisteriosnosmiran.com
Compartir
Pablo López es Graphic Design & Social Media y WordPress Senior en ClickOnline360 . Técnico en transporte sanitario, Máster en marketing digital y estudiante de egiptología ha realizado trabajos para los escritores y editoriales más importantes del país. Director, presentador, editor de sonido y diseñador web es el creador e impulsor del programa.

Dejar respuesta

Deje su comentario
Por favor, ponga su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.